Un mar de galaxias

7 de mayo de 2010


El ESO ha publicado una imagen de campo amplio de larga exposición que revela un mar  de galaxias, incluyendo un grupo perteneciente a la agrupación de materia oscura denominada Abell 315. El campo de esta imagen es equivalente al disco de la Luna llena.
La fotografía está compuesta por varias exposiciones adquiridas con tres filtros de diferente banda ancha. Para el filtro B se obtuvo una imagen de casi una hora, y alrededor de una hora y media para los filtros V y R. Incluso, observando bien la fotografía se pueden detectar los rastros de algunos asteroides.
La nueva imagen fue tomada con la Wide Field Imager, del telescopio de 2,2 metros ubicado en el Observatorio de La Silla, en Chile y revela miles de galaxias empaquetadas en un área similar al de la Luna llena. Abarcando una amplia gama de distancias, las más cercanas a nosotros pueden ser identificadas por sus brazos en espiral o halos elípticos, mientras que las más lejanas son débiles alfilerazos de  luz.
Alrededor de cien galaxias amarillentas se concentran alrededor del centro de la imagen y se extiende sobre la parte inferior izquierda componiendo el cluster Abell 315, situado a dos mil millones de años luz hacia la constelación de Cetus. Hay más materia en este grupo de lo que parece. Sólo el diez por ciento de su masa se compone realmente de galaxias, con otro diez por ciento procedente de gas caliente que persiste entre ellas. La «desaparición» de la masa proviene de la materia oscura, un componente invisible y sin caracterizar de nuestro Universo que se revela sólo a través de la influencia gravitatoria que ejerce sobre su entorno.
La enorme cantidad de galaxias existente en este cúmulo dobla la luz de las galaxias situadas tras él amplificándola como si se tratara de una lupa. Mediante la distorsión que sufre esta luz, los astrónomos pueden deducir la masa total del cúmulo a pesar de que no es visible.
En el caso de Abell 315 cerca de 10.000 galaxias débiles fueron estudiadas y la masa total del cúmulo asciende a más de cien billones de veces la masa de nuestro Sol.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar