Supernova "dispara una bala"

28 de mayo de 2010

Esta imagen muestra a la espectacular N49,  un remanente de una supernova en la Gran Nube de Magallanes. Una nueva observación realizada en rayos X con el Chandra, y en tonos azules, revela la existencia de un objeto que a modo de bala sale eyectado del campo de escombros que constituyen el remanente de la estrella que explotó.
Para detectar esta "bala", un equipo de investigadores dirigidos por Sangwook Park, de la Penn State University, emplearon 30 horas de observación con el Chandra. Este llamativo punto se puede ver en la esquina inferior derecha de la imagen. La fotografía también muestra que la explosión que destruyó a la estrella fue muy asimétrica. Los astrónomos también han obtenido la composición de la "bala": es rica en silicio, azufre, y  neón.
La bala viaja a una velocidad de 8 millones de kilómetros por hora y procede de una fuente luminosa situada en la parte superior izquierda de N49. Esta fuente luminosa puede ser un repetidor suave de rayos gamma llamado SGR, una fuente que emite en longitudes de onda de rayos gamma y en rayos-X del espectro electromagnético. Como su nombre indica, lo hace a intervalos regulares. Explicar los SGRs nunca fue fácil, pero la teoría más aceptada es que en realidad son estrellas de neutrones con campos magnéticos extraordinariamente potentes, que aparecen poco después del colapso de una estrella masiva. Como resultado de las explosiones de supernovas, en la que una estrella masiva colapsa sobre sí misma, y arroja las capas externas de su atmósfera, se producen objetos como agujeros negros, púlsares, estrellas de neutrones y otros.
Este caso se ve reforzado por la alineación aparente entre la trayectoria de la bala y la fuente luminosa de rayos-X. Sin embargo, los nuevos datos del Chandra también muestran que la fuente luminosa está más oscurecida por el gas de lo esperado si realmente se encuentra dentro del remanente de supernova. En otras palabras, es posible que la fuente brillante de rayos X en realidad esté más allá de los restos y se proyecta a lo largo de la línea de visión. Otra posibilidad es situarlo en el lado opuesto del remanente, pero sería más difícil de ver en la imagen porque se confundiría con la emisión brillante de la interacción que producen los choques de las nubes.
Los datos ópticos del Telescopio Espacial Hubble (amarillo y morado) muestran filamentos brillantes en las ondas de choque generados por la supernova que están interactuando con las regiones más densas de las nubes cercanas y frías de gas molecular.
Con los nuevos datos del Chandra, la edad de N49, tal y como aparece en la imagen, se estima en cerca de 5.000 años, y la energía de la explosión se calcula en aproximadamente el doble de la que emite una supernova promedio. Estos resultados preliminares sugieren que la explosión original fue causada por el colapso de una estrella masiva.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar