Sorprende la poca actividad del agujero negro central supermasivo de Andrómeda

29 de mayo de 2010

La galaxia de Andrómeda, la galaxia espiral más cercana a nuestra Vía Láctea, tiene un agujero negro supermasivo en el centro de la misma al igual que otras galaxias. Debido a su proximidad a nosotros, Andrómeda, o M31, es un excelente lugar para estudiar cómo los agujeros negros supermasivos ubicados en el centro de las galaxias consumen material para crecer, e interactúan gravitacionalmente con el material circundante.
A lo largo de los últimos diez años, el observatorio de rayos X Chandra ha realizado un seguimiento de cerca del agujero negro supermasivo en el corazón de Andrómeda. Estos datos, a largo plazo, han proporcionado a los astrónomos una imagen muy matizada de cómo ha variado este agujero negro con el tiempo. Zhiyuan Li, del Centro Harvard-Smithsoniano para la Astrofísica (CfA) presentó los resultados de esta observación en la 216a reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Miami, Florida.
De 1999 a 2006, el agujero negro central de M31 estuvo relativamente tranquilo y oscuro. En enero de 2006, sin embargo, se iluminó repentinamente más de 100 veces y desde entonces ha permanecido 10 veces más brillantes. Esto sugiere que el agujero negro ha tragado algo masivo, pero los detalles de la explosión de 2006 siguen sin estar claros.
El agujero negro de M31 probablemente se esté alimentando de los vientos estelares de una estrella cercana o del material de una gran nube de gas que está cayendo hacia su interior. La consumición de este material, impulsa la producción de rayos X generando un jet relativista que emana del agujero negro, emisión que Chandra es capaz de detectar.
El agujero negro de M31 es del orden de 10 a 100.000 veces más tenue de lo esperado, dada la gran reserva de gas que lo rodea. Este fenómeno también ocurre en SagA,el agujero negro central de la Vía Láctea, por lo que estas dos galaxias constituyen un laboratorio de estudio de "anti-cuásares".
Es importante estudiar la acreción de material en un agujero negro supermasivo porque la evolución de las galaxias se ve influenciada por este proceso. La interacción gravitatoria del agujero negro con el material que lo rodea en una galaxia, así como la energía liberada cuando tales agujeros negros supermasivos consumen el material de sus discos de acreción situados a su alrededor, cambian la estructura de la galaxia. Una mejor comprensión de cómo actúa un agujero negro supermasivo en las etapas posteriores de la vida de una galaxia espiral puede dar pistas sobre lo que los astrónomos pueden esperar ver en otras galaxias.
M31 es fácilmente perceptible a simple vista en la constelación de Andrómeda, y es impresionante verla a través de un telescopio o unos binoculares.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar