Restos de canibalismo galáctico en las galaxias cercanas

21 de mayo de 2010

Aunque las galaxias espirales puedan parecer estructuras serenas, en su periferia se encuentran signos de una violencia galáctica ocurrida en el pasado: restos del canibalismo galáctico.
Ahora un equipo de astrónomos espera descubrir que la existencia de estos restos es común en las galaxias. Si tienen éxito, este estudio podría decirnos más sobre el origen de las galaxias como la nuestra.
Se piensa que las galaxias espirales como la Vía Láctea son el producto de colisiones y fusiones con otras galaxias. Las simulaciones sugieren que este proceso implica también grandes fusiones entre galaxias de igual tamaño, aparte de las cientos de asimilaciones de galaxias más enanas.
Algunas de las mejores pruebas que tenemos de estas "fusiones menores" proviene de los restos de galaxias enanas hallados en el halo de nuestra propia Vía Láctea. El ejemplo más destacado es la corriente de Sagitario que envuelve nuestra galaxia, y que ha sido utilizado para modelar la forma en la que la materia oscura envuelve a la Vía Láctea.
Pero ahora, los astrónomos están mirando a otras galaxias para conocer si este fenómeno es tan común como se piensa. David Martínez-Delgado, del Instituto Max Planck de Astronomía en Heidelberg, Alemania, quien encabeza un estudio sobre las galaxias espirales cercanas, comenta que los modelos predicen la existencia de corrientes de marea en otras galaxias, por lo que tratan de encontrarlos.

Ámbitos pequeños, grandes ideas.

Martínez-Delgado y sus colegas han completado recientemente una prueba piloto con cuatro pequeños telescopios robóticos ubicados en Nuevo México, California y el sur de Australia.
El equipo ha estudiado a ocho galaxias de interés y han descubierto una serie de restos fósiles de otras galaxias que las rodean, lo que refleja la diversidad de formas en la que las galaxias enanas fueron asimiladas por sus galaxias anfitrionas.
"Lo que las simulaciones predicen es que cada galaxia tiene una historia diferente en lo relativo a las fusiones, y es que cuando nos fijamos en una galaxia concreta encontramos una gran variedad de corrientes de marea. Y eso es exactamente lo que vimos", dice Martínez-Delgado. "Tenemos un montón de envolturas de estrellas alrededor de las galaxias, y también vemos 'picos', 'paraguas' y nubes a gran escala".

Grandes imágenes.

Durante los últimos meses, el equipo ha comenzado a agregar nuevos telescopios y ha comenzado un estudio más sistemático de todas las galaxias espirales dentro de un radio de alrededor de 50 millones de años luz de la nuestra.
Con los suficientes datos, los resultados de este estudio se pueden comparar con las simulaciones de formación de galaxias para determinar si la tasa de fusiones menores coincide con las expectativas.
"Eso es lo que todos quieren saber: la frecuencia de estas fusiones", dice Andrew Cooper, de la Universidad de Durham, Reino Unido. "Se puede relacionar el crecimiento de la estructura de las galaxias y la historia de la formación estelar en el Universo."
La catalogación de estas corrientes de marea también puede ayudar a realizar futuros estudios de las estrellas que componen estos "ríos estelares" para examinar sus propiedades. En la parte izquierda del a imagen de la derecha, podéis ver una de estas corrientes en la galaxia M81.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar