Herschel revela una nueva forma de encontrar hidrógeno en el Universo

15 de mayo de 2010

Un compuesto químico particular que se ha encontrado en las nubes de gas interestelar de nuestra galaxia, puede ayudar a los científicos a realizar un seguimiento del hidrógeno a través del Universo.
Este compuesto, llamado fluoruro de hidrógeno, fue detectado por los ojos infrarrojos del telescopio espacial Herschel. Se trata de una mezcla de hidrógeno y flúor que puede servir de señal para localizar depósitos de hidrógeno en el Cosmos.
"El fluoruro de hidrógeno puede ser un indicador más robusto que el hidrógeno molecular y que cualquier otra molécula utilizada en la actualidad", dijo Edwin Bergin, de la Universidad de Michigan.
Esto es porque las moléculas de fluoruro de hidrógeno se pueden encontrar en las nubes de gas interestelar de todos los tamaños, y no sólo en las más grandes. El fluoruro de hidrógeno a veces se puede encontrar en la Tierra también como un gas de color amarillo pálido que se encuentra adjunto con las cenizas expulsadas en las erupciones volcánicas, de acuerdo con la United States Geological Survey.
El fluoruro de hidrógeno fue detectado por primera vez en el espacio por el Observatorio Espacial de Infrarrojos de la ESA en 1997.
Pero el último hallazgo del observatorio Herschel es la primera detección de fluoruro de hidrógeno frío y demuestra que casi todo el flúor presente en las nubes de hidrógeno molecular se transforman en un compuesto molecular de fluoruro de hidrógeno.
Esto confirma una predicción hecha por el equipo de observación de hace cinco años, y también presenta a los astrónomos una nueva forma de trazar las reservas de hidrógeno de la Vía Láctea.
El hidrógeno es el elemento más abundante del Universo, y constituye las tres cuartas partes de la materia ordinaria de éste. Sin embargo, a bajas temperaturas, como a las que se encuentran las nubes de formación de estrellas, el hidrógeno tiende a emparejarse con moléculas que no emiten radiación con facilidad, es decir, con las moléculas no pueden ser detectados por telescopios.
Tradicionalmente, los científicos, para encontrar hidrógeno han buscado primero monóxido de carbono que emite radiación a bajas temperaturas.
Sin embargo, este método de detección es imperfecto porque el monóxido de carbono no se forma directamente a partir de hidrógeno. La naturaleza altamente reactiva flúor lo convierte en un elemento ideal para que se combine con el hidrógeno y pueda ser así detectado.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar