Un huracán en Neptuno se divide en dos

1 de abril de 2010

La nave Voyager 2 contempló una nube en el polo sur de Neptuno en 1980. Pero entonces se desconocían los procesos que podrían generar esta formación ya que los telescopios terrestres no eran lo suficientemente potentes como para estudiar la atmósfera del planeta. La sorpresa llegó en el 2007, cuando al observar esta zona de Neptuno con una nueva generación de telescopios más potentes, se descubrió que esta mancha se había dividido en dos.
Mate Ádámkovics, investigador de la Universidad de Berkeley, y miembro del equipo que hizo las nuevas observaciones, comenta que en un principio lo único que sabían de esta nube era que estaba sobre el polo sur de Neptuno. No tenían más datos.
Pero nuevos datos tomados en el 2007 indicaron que el ambiente en el polo sur de Neptuno era más cálido que en otras latitudes del planeta, lo que sugiere que esta nube austral podría ser un fenómeno similar a la tormenta persistente observada sobre el polo sur de Saturno. Este vórtice polar del planeta de los anillos es una versión mucho más grande de los huracanes terrestres, con la característica de que se encuentra inmóvil. Es decir,el vertice polar tiene un ojo tranquilo rodeado de una pared de nubes brillantes. Ádámkovics cree que probablemente estemos viendo nubes de metano atrapadas en un poderoso vórtice ciclónico con fuertes vientos en el polo sur de Neptuno. Las presencia de estas nubes en Neptuno es también coherente con la existencia de nubes formadas por la ascensión y condensación de gas metano. En decir, lluvia de metano en Neptuno.


 Este grupo de astrónomos observaron entre el 26 y el 28 de julio de 2007 al planeta Neptuno con el telescopio Keck II de 10 metros, ubicado en Mauna Kea, Hawaii. Las observaciones del 26 de julio mostraron dos características distintivas cerca del polo sur de Neptuno. Sin embargo, el 28 de julio, sólo se observó una de estas nubes. Cuando el equipo analizó las imágenes determinaron que la nube doble había sido real y no fruto de la baja resolución de los datos. Es decir, el día 26 se habían observado dos nubes, y el día 28 se contempló su recombinación.
Este estudio sugiere que la nube se encuentra en una región de fuerte convención, o de vuelco de las capas atmosféricas. Pero para conocer la verdadera naturaleza de esta nube, se necesitarían observaciones desde una nave espacial que vuele al planeta y que tome fotografías desde el primer plano. Aún así, este equipo de científicos tienen pensado seguir estudiando desde la Tierra esta característica del polo sur de Neptuno para tratar de dar una explicación más clara a este fenómeno.
Comprender la dinámica que causa esta nube en Neptuno, nos ayudaría a comprender la dinámica de los gigantes gaseosos y de nuestro propio Sistema Solar. Dado que la mayoría de los planetas extrasolares que se han encontrado hasta ahora son también gigantes de gas, la investigación de los planetas de nuestro Sistema Solar impacta directamente en nuestra comprensión de exoplanetas.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar