Spirit comienza su hibernación

6 de abril de 2010

El róver Spirit no se comunicó con la NASA el pasado 30 de marzo como estaba previsto, por lo que los científicos sospechan que ya ha iniciado su modo de hibernación de bajo consumo, tal y como indicaban los recientes datos de suministro de energía.
En este modo, el reloj sigue corriendo para el róver, pero las comunicaciones y otras actividades están suspendidas a fin de poner toda la energía disponible en la calefacción y en la recarga de la batería. Cuando la carga de la batería sea la adecuada, el róver intentará por sí mismo despertar y comunicarse de nuevo con la NASA.
"No vamos a saber de Spirit durante semanas o meses, pero vamos a estar escuchando en cada oportunidad, y nuestra expectativa es que el róver reanude las comunicaciones cuando las baterías estén lo suficientemente cargadas", dijo John Callas, del Jet Propulsion Laboratory, Pasadena, California, quien es el gerente del proyecto Spirit y de su robot gemelo,  Opportunity.
El suministro de energía en el Spirit es bajo debido a que los paneles solares mal orientados no pueden captar la luz de un débil Sol de invierno. A mediados de mayo llega el solsticio de invierno al polo sur de Marte, lugar donde se encuentra el róver. Este es el cuarto invierno que sufre Spirit, pero en los tres anteriores los paneles solares estaban orientados correctamente por lo que tuvo energía suficiente como para seguir con las comucaciones correctamente. La preparación de los paneles solares para orientarlos adecuadamente este invierno no ha sido posible por los problemas de movilidad del róver.
Spirit ha estado comunicándose una vez por semana con el orbitador Mars Odyssey de la NASA, hasta el pasado 30 de marzo. Los científicos están verificando, de todas formas, otras posibilidades menos probables, por las cuales no llegó la comunicación al orbitador. Entre ellas la más probable sería algún problema puntual de potencia en el comunicador del róver.
Durante las próximas semanas, la electrónica del róver sufrirá las temperaturas más bajas que halla experimentado alguna vez en Marte. Aunque el róver estaba en un principio preparado para superar estas bajas temperaturas, la edad del vehículo se suma a la incertidumbre de la supervivencia.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar