Primeras evidencias de la existencia de la materia espejo

27 de abril de 2010

Si existe la materia oscura, podría tomar la forma de planetas espejo, estrellas espejo y galaxias espejo. Ahora un estudio avala que la evidencia más reciente parece confirmar esta idea.
Cuando los astrónomos estudian las galaxias distantes, sólo ven una pequeña fracción de la masa que se necesita para mantener juntos esos amasijos de estrellas. Si esa masa invisible no existiera, las estrellas de esas galaxias se desparramarían.
Los astrónomos llamaron a esta materia invisible “materia oscura”, y físicos de todo el mundo están inmersos en una carrera cada vez más desesperada para encontrar pruebas de su existencia aquí en la Tierra. Esta es la razón de que haya más de 30 experimentos en varias partes del planeta, buscándola.
A pesar del esfuerzo global, la materia oscura permanece oculta. Nadie ha podido tener ni un vislumbre de su existencia. Aunque un grupo de investigadores italianos creen haberlo conseguido,aún no se ha confirmado plenamente este descubrimiento. Estos científicos han pasado los últimos diez años observando un trozo gigante de yoduro de sodio. Creen que cualquier materia oscura que impacte en el yoduro de sodio debería generar un fotón. Y conforme la Tierra se mueve alrededor del Sol, deberían ver más fotones cuando va directo al mar de fondo de materia oscura, que cuando se aleja del mismo. Efectivamente, esta señal estacional es exactamente lo que el equipo dice que ve. Afirman que su experimento, conocido como DAMA/LIBRA es la primera prueba directa de materia oscura.
El problema es que nadie más los cree, principalmente porque muchos otros experimentos no han visto nada. Los críticos dicen que debe haber otra cosa que sea la responsable de estas señales estacionales, tal vez algún tipo de cambio ambiental como una variación de la temperatura.
Entonces, hace un mes, todo cambió cuando un experimento llamado CoGent, con base en EEUU, informó que también encontraron una prueba de materia oscura. CoGent busca pruebas del choque de partículas de materia con un cristal de germanio y, efectivamente, el equipo de CoGent dice que el experimento está produciendo pruebas suficientes de este tipo de colisiones.
Curiosamente, mientras la mayoría de los experimentos buscan materia oscura relativamente pesada, que produciría colisiones de mayor energía, CoGent busca partículas mucho más livianas.
Lo interesante es que las pruebas de DAMA/LIBRA tienen un rango similar de masa.
Ahora los teóricos están intentando unir los resultados de DAMA y de CoGent para encontrar un modelo de materia oscura que pueda explicar los dos. El mes pasado, Liam Fitzpatrick, de la Universidad de Boston, y un par de compañeros, sugirieron que una partícula liviana de materia oscura, con poca interacción, podría explicar ambos resultados.
Robert Foot, de la Universidad de Melbourne, propone una solución aún más interesante: ambas se podrían explicar con la materia espejo. “El resultado le da peso a una interpretación de materia oscura espejo de los experimentos de detección directa”, explicó.
La teoría que propone la materia oscura sugiere que toda partícula del modelo estándar tiene un equivalente “espejo”, que interactúa con la materia ordinaria de forma muy débil.
Sin embargo, las partículas espejo interactúan entre ellas exactamente de la misma forma que lo hacen las partículas ordinarias. Por lo tanto, en este escenario, el Universo esta lleno de planetas, estrellas y galaxias espejo. Una idea impactante.
Foot es uno de los principales impulsores de la materia espejo y dice que otras observaciones también apuntan a su existencia.
Quizás las nuevas pruebas tienten a los astrónomos a una búsqueda más intensa. Si existe, la materia espejo debería ser observable por otros métodos. Por ejemplo, su gravedad debería curvar la luz, produciendo microlentes gravitacionales, pero distinguir estas microlentes de la materia espejo será muy difícil.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar