El extraño hexágono de Saturno recreado en un laboratorio

12 de abril de 2010

Saturno posee uno de los rasgos más geométricos del Sistema Solar: un hexágono gigante alrededor de su polo norte. Aunque esta figura no es tan famosa como la Gran Mancha Roja de Júpiter, el hexágono de Saturno es igual de misterioso.
Ahora, los científicos han recreado esta formación en un laboratorio usando poco más que agua y una mesa giratoria, lo que es un importante paso adelante,para descrifrar finalmente este misterio cósmico.
La apariencia con bandas de Saturno viene de las corrientes en chorro que vuelan de este a oeste por su atmósfera a diferentes latitudes. La mayor parte de estos chorros forman bandas circulares, pero la nave Voyager realizó fotografías de una enorme forma hexagonal cuando pasaba sobre el polo norte del planeta en 1988. Los científicos atribuyeron en principio su forma a un enorme vórtice similar al de una tormenta que había a lo largo de uno de los lados del hexágono, que la Voyager también observó. Los astrónomos pensaron que la rotación estaba alterando el curso del flujo, de la misma forma que una gran roca cambia el curso de un río que pasa por ella. Pero cuando la misión Cassini llegó a Saturno y fotografió el polo norte en el 2006, el vórtice se había ido, pero el hexágono seguía allí.
Los físicos Ana Claudia Barbosa Aguiar y Peter Read, de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, deseaban ver si podían recrear el hexágono en laboratorio. Colocaron un cilindro con 30 litros de agua en una mesa que giraba lentamente; con el agua representando la atmósfera de Saturno, que gira al rotar el planeta. Dentro del tanque colocaron un pequeño anillo que giraba más rápido que el cilindro. Esto creó una corriente en chorro artificial en miniatura que los investigadores siguieron con un tinte verde.
Cuanto más rápido rotaba el anillo, menos circular se hacía la corriente verde. En los bordes se formaron pequeños remolinos que se hicieron lentamente más grandes e intensos, obligando al líquido dentro del anillo a tomar forma de polígono. Al alterar la velocidad de giro del anillo, los científicos podrían generar diversas formas. "Podríamos crear óvalos, triángulos, cuadrados, casi todo lo que quisieramos", dijo Read. Cuanto más grande es la diferencia de la rotación entre el planeta y la corriente en chorro menos lados tiene el polígono. Barbosa Aguiar y Read sugieren que la corriente en chorro del polo norte de Saturno gira a una velocidad en relación al resto de la atmósfera que favorece una figura de seis caras, por eso el hexágono.
Se han observado formaciones poligonales así en el centro de grandes huracanes en la Tierra, dice Barbosa Aguiar, aunque se disipan con rapidez. "La mayoría de los científicos planetarios no tienen presente la ubicuidad de este tipo de patrones en la dinámica de fluidos".
El científico planetario Kevin Baines, del JPL de la NASA en Pasadena, California, está impresionado. "Estos resultados son muy intrigantes", comenta. Aunque el experimento de laboratorio no explica qué fuerza es la que mueve esta corriente en concreto, los resultados aportan una mirada real sobre lo que en verdad podría estar pasando en la atmósfera de Saturno.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar