El aumento de brillo de la estrella V838 Monocerotis se debió a una fusión estelar

18 de abril de 2010


El seguimiento realizado sobre una estrella que presentó un súbito estallido y que debido a ello pasó a ser un millón de veces más luminosa que el Sol, indica que es probable que haya sufrido una violenta fusión con otra estrella.
Este estudio sobre la estrella V838 Monocerotis, cuyo estallido en 2002 se volvió famoso gracias a las espectaculares imágenes aportadas por el Telescopio Espacial Hubble, ha sido presentado en la Reunión Nacional de Astronomía de la Real Sociedad Astronómica en la Universidad de Glasgow.
V838 Monocerotis tiene una edad de menos de 25 millones años —lo que equivale a ser muy joven para una estrella— y tiene una masa de ocho veces la del Sol, pero la espectroscopía infrarroja que realizó un equipo dirigido por Mark Rushton, de la Universidad de Lancashire Central, muestra que la estrella es hoy una de las mas frías que se han visto, con una temperatura que se aproxima a la de una pequeña y fría enana marrón. Rushton lo atribuye a que las capas externas de la estrella se hinchan y se enfrían mientras se expanden, a partir de lo que fue una estrella perfectamente normal, caliente y masiva. Esto es lo contrario a lo que sucede durante una nova convencional, cuando los pulsos causan que la estrella se contraiga, se caliente y brille más. En cambio, la teoría principal es que V838 Monocerotis se fusionó con otra estrella, y a causa de esta fusión, las ondas de choque causaron que las capas exteriores de la estrella se hincharan. El análisis espectroscópico realizado por Rushton avala esta teoría.
“El proceso de fusión es bastante rápido, pero luego lleva décadas que la estrella se restablezca”, dijo Mark Rushton. El estallido, que iluminó la nube de gas alrededor de la estrella con un ‘eco de luz’, tuvo tres picos de brillo, con cerca de un mes de diferencia entre ellos. El primer pico fue interpretado como el impacto de dos estrellas entre sí, y el segundo, el pico más brillante, es la verdadera union de las dos estrellas, seguido por un tercer pico que indica que la turbulencia resultante estaba empezando a asentarse. Las observaciones espectroscópicas realizadas en 2004 muestran que parte de las capas exteriores de la estrella comenzaron a contraerse lentamente a su estado original. En los ocho años que pasaron observando la estrella, Rushton y sus colegas Tom Geballe, del Observatorio Géminis en Hawai, Aneurin Evans, de la Universidad de Keele, y Stewart Eyres, de la Universidad Central de Lancashire, han visto que esta contracción comenzó a alterar el espectro de la estrella, pasando de fuertes líneas de absorción de vapor de agua, monóxido de carbono y óxidos metálicos a las de dióxido de azufre, que sólo se han visto en otra estrella variable, una variable de tipo Mira llamada UX Cygni.
Si V838 Monocerotis ha comenzando a contraerse de regreso a su estado original, debería comenzar a calentarse nuevamente. Observaciones de rayos X realizadas por el Observatorio Chandra de la NASA sugieren que, efectivamente, vueltve a calentarse conforme la fotosfera de la estrella se contrae, causando que gire más rápido. También se ha detectado otra estrella compañera apartada en el sistema, pero aún se desconoce si su influencia gravitatoria podría haber fomentado la fusión.
“Se calcula que este tipo de fusiones ocurren cada pocas décadas en la galaxia”, dice Rushton, y son especialmente comunes en lo racimos densos de estrellas, por ejemplo entre las rezagadas azules en los cúmulos globulares, que son más calientes y más azules de lo que deberían ser para su edad, por lo que se cree que derivan de una fusión estelar. Al parecer, seguirá habiendo muchas oportunidades en el futuro para capturar estrellas en el acto de fusión.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar