Descubierto hielo de agua por primera vez en un asteroide

30 de abril de 2010

Se ha encontrado por primera vez hielo de agua en la superficie de un asteroide cercano. Este descubrimiento podría ayudar a explicar cómo logró la Tierra tener sus océanos, según anunciaron el miércoles los científicos.
Dos equipos de investigadores confirmaron independientemente que el asteroide 24 Themis – una gran roca que surca el espacio en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter – está cubierto por una capa de escarcha.
También encontraron que contenía material orgánico, incluyendo moléculas que podrían ser ingredientes para la vida. Pero los científicos no han encontrado nunca ninguna evidencia de vida en este asteroide, o en alguna otra parte del Universo más allá de nuestro planeta.
Aunque se sabe que los cometas, que orbitan más lejos en el Sistema Solar, tienen agua, se pensaba que los asteroides del Cinturón estaban demasiado cerca del Sol como para contener agua en su superficie sin que se evaporase. De hecho, los científicos sospechan que bajo la superficie polvorienta y rocosa de Ceres, se alojan.
Pero en este nuevo estudio, los investigadores encontraron pruebas concretas de hielo de agua en la superficie de 24 Themis midiendo las características específicas de rebote de la luz solar en la superficie del asteroide. Vieron las reveladoras firmas de H2O cubriendo la mayor parte de la superficie de 198 km de diámetro de la roca.

Roca helada.

“Esta es la primera vez que observamos realmente hielo – literalmente H20 – en un asteroide”, dijo Andrew Rivkin, de la Universidad Johns Hopkins, uno de los líderes del estudio.
Anteriormente, se encontraron pistas de que podría haber agua en 24 Themis en forma de minerales hidratados, formados a partir de la reacción del agua con la roca. Pero esta vez los investigadores vieron directamente la señal del propio agua.
Otro equipo científico, liderado por Humberto Campins, de la Universidad de Florida Central, encontró lo mismo. Ambos equipos usaron la Instalación del Telescopio Infrarrojo de la NASA en la cima de Mauna Kea en Hawai para hacer sus observaciones, pero las llevaron a cabo en distintas noches.
“Nuestro trabajo y el suyo se confirman entre sí y son complementarios”, dice Campins.
El equipo de Campins sincronizó sus observaciones de forma que captaron el asteroide en distintos puntos de su rotación, y combinaron estos datos para crear un mapa de su superficie, demostrando que el hielo presente en 24 Themis cubre gran parte de la superficie.
“Para nuestra sorpresa, había agua de hielo y moléculas orgánicas y estaban más o menos distribuidos a lo largo de la superficie”, dijo Campins.
Ambos equipos informaron de sus hallazgos en el ejemplar del 29 de abril de la revista Nature.
Otro investigador, Henry Hsieh, de la Universidad de Queen en el Reino Unido, que no estuvo implicado en ningún estudio, señaló sus sorpresa por la extensión de la cobertura de hielo sobre el asteroide.
“Las temperaturas medias de los asteroides (sobre 150–200 Kelvin) a esta distancia del Sol debería provocar que el hielo se sublimara en cuestión de pocos años, lo cual es inconsistente con los miles de millones de años que ha pasado Themis en su posición actual”, escribió en una nota que acompaña a los artículos de Nature.

El agua de la Tierra.

El descubrimiento podría proporcionar pistas sobre el origen del agua terrestre.
La Tierra ha tenido una violenta historia, ha sido bombardeada por rocas espaciales a lo largo de gran parte de su vida. En particular, se cree que una gran roca impactó en la Tierra hace unos 4500 millones de años, desmembrando un trozo que se convirtió en nuestra Luna. Esta colisión habría calentado tanto el planeta que cualquier agua que hubiese habido en la Tierra entonces se hubiese evaporado en ese momento. Entonces, ¿cómo llegaron los océanos?
Algunos científicos han sugerido que la mayor parte del agua actual llegó a través de otros asteroides que impactaron con la Tierra posteriormente en colisiones menores. Pero para que esa idea gane peso, los asteroides deberían portar agua. Los cometas no son una buena posibilidad para este escenario debido a que el agua que contienen tiende a ser de una naturaleza ligeramente diferente, con átomos en una configuración diferente, o isótopos, a la de la mayor parte del agua en la Tierra.
Aunque las recientes medidas no pueden decirnos nada sobre la proporción de isótopos del agua en 24 Themis, el hecho de que hay agua es una señal significativa.
“Nuestros datos son consistentes con la idea de que se podría llevar una gran cantidad de agua a la Tierra procedente de los impactos de asteroides”, dice Rivkin.
Si suena sorprendente que la vastedad de los océanos de la Tierra se acumularan a partir de depósitos de agua de asteroides, Rivkin dice que la idea no es tan loca.
“Sabemos que la proporción de impactos [de asteroides] fue muy alta”. Si cada impactador, cada asteroide, tuviese un peso de un 20 o 30 por ciento de agua, entonces potencialmente podría haberse acumulado”.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar