WASP-12b, un exoplaneta al borde de la muerte

1 de marzo de 2010

WASP-12b, un exoplaneta descubierto en 2008, es una excepción real entre los 400 exoplanetas descubiertos hasta la fecha. No es que sea un planeta especialmente masivo, ni que orbite en torno a una estrella extraña. Al contrario, su estrella es bastante similar al Sol y es un planeta similar a Júpiter aunque superior en tamaño. La peculiaridad de este planeta consiste en que orbita demasiado cerca de su estrella.
Los resultados de una investigación reciente tratan de explicar esta inusual corta distancia del planeta a su estrella. Según los científicos estamos presenciando la dolorosa muerte de WASP-12b a manos de su estrella madre. "Esta es la primera vez que los astrónomos pueden contemplar la destrucción de un planeta", dice Douglas NC Lin, profesor de la Universidad de California. Lin es coautor de este nuevo estudio y está muy implicado en la investigación de este exoplaneta. En él trata de explicar como la gravedad de la estrella madre sobre el exoplaneta hace que éste se infle y se estimule su disolución.
WASP-12b, orbita en torno a su estrella a una distancia 75 veces menor de lo que orbita la Tierra alrededor del Sol. Su masa se estima en un 50% mayor que la de Júpiter, y su volumen es un 80% mayor que el de nuestro gigante gaseoso, es decir,  unas seis veces el volumen de Júpiter. Durante el día, se alcanza en su superficie una temperatura superior a los 2.500 ºC.
Los investigadores creen en la existencia de algún mecanismo responsable de esta expansión en el tamaño del planeta. Sus teorías se centran en las fuerzas de marea que genera su estrella sobre su superficie. Al parecer, podrían ser lo suficientemente fuertes como para producir los efectos observados en WASP-12b.
En la Tierra, las fuerzas de marea entre la Tierra y la Luna causan que el nivel del mar suba y baje, modestamente, dos veces al día. WASP-12b, sin embargo, está tan cerca de su estrella que las fuerzas gravitatorias son enormes. Las tremendas fuerzas de marea que actúan sobre el planeta cambian completamente la forma del planeta llegando a adoptar una forma similar a la de un balón de rugby.
Estas mareas no sólo distorsionan la forma de WASP-12b, sino que también crean fricciones en su interior. La fricción produce calor, lo que hace que el planeta se expanda.
Enorme como es, WASP-12b se enfrenta a una muerte prematura. De hecho, su tamaño es parte de su problema. Se ha expandido hasta tal punto que no puede retener su masa contra la fuerza de la gravedad de su estrella. WASP-12b está perdiendo su masa a una velocidad tremenda de seis millones de toneladas cada segundo. A este ritmo, el planeta estará completamente destruido por su estrella en cerca de diez millones años. Esto puede parecer mucho tiempo, pero para los astrónomos no es nada.
En la siguiente imagen podemos ver al gigante de gas WASP-12b que muestra en color púrpura la región correspondiente a su atmósfera. La órbita del planeta toma una excentricidad seguramente producida por la presencia de otro exoplaneta compañero que se muestra en color marrón y que se cree que altera la órbita de WASP-12b. Debido a las fuerzas de marea que genera la estrella, la atmósfera del planeta se desprende de él y forma un disco alrededor de la estrella, que se muestra en rojo.


El material que se despoja de WASP-12b no cae directamente sobre la estrella madre, sino que forma un disco alrededor de su sol, que van generando espirales que poco a povo van cayendo a la superficie solar. Los análisis de este disco sugieren la presencia de un planeta tipo super-Tierra en su interior,tal y como he señalado antes.
Con los medios actuales se espera poder estudiar estos dos planetas y su incierto futuro, para así completar este estudio.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar