Tasa de formación estelar en la Vía Láctea

12 de marzo de 2010


El Spitzer ha tomado una serie de datos para analizar la tasa de formación estelar de nuestra galaxia.
La formación de estrellas en una galaxia proporciona información sobre la evolución de la misma y de su destino. Las estrellas se forman por el colapso gravitacional del gas que gira alrededor de un núcleo central caliente. Restos de gas y polvo pueden acumularse en un disco alrededor de la estrella, y pueden agruparse para crear planetas. Usando las observaciones del Telescopio Espacial Spitzer, los astrónomos han rastreado estrellas bebé en nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, gracias a la firma infrarroja brillante que emiten estas estrellas.
En concreto, el autor principal de este estudio, Thomas Robitaille, del Centro Harvard-Smithsoniano para la Astrofísica, y sus colegas, han contado los objetos estelares jóvenes (también conocido como YSOs), ubicados en un trozo de cielo que abarca un área equivalente a 330 lunas llenas . Mientras que estudios anteriores habían capturado a la luz difusa decenas de miles de estrellas, Glimpse reveló 100 millones de estrellas, de las cuales unas 20.000 fueron YSOs.
"Estamos viendo la formación de estrellas a través de la Galaxia por primera vez", dice la coautora del estudio Barbara Withney, del Instituto de Ciencias Espaciales en Boulder.
La aplicación de estos datos de observación para las simulaciones por ordenador de la formación estelar galáctica ha proporcionado un resultado que sugiere que nuestra galaxia tiene una tasa anual de formación estelar de dos tercios, a una vez y media la masa del Sol. Una investigación anterior, utilizando métodos indirectos, estableció un límite máximo de cinco de veces la masa de nuestro Sol para la producción estelar de cada año. La medición de la tasa de formación de estrellas en la Vía Láctea también nos proporciona información de la tasa de formación de estrellas en otras galaxias.
Nuestra galaxia posee alrededor de 100 mil millones de estrellas, por lo que la tasa de formación estelar de hoy en día es un reflejo del pasado evolutivo de la Vía Láctea. De su análisis podemos decir que tras un intenso periodo de formación estelar, nuestra galaxia se ha instalado en la tasa de formación típica de una galaxia de vida media. Es decir, las nuevas estrellas se forman a partir del gas que han expulsado las estrellas más viejas al medio interestelar al acercarse al final de sus vidas.
Esta técnica de estudio se sigue perfeccionando a medida que se consiguen más datos, lo que ayudará a calibrar con más exactitud esta tasa de formación estelar que nos ayudará a dar pistas sobre la evolución pasada y futura de la Vía Láctea y otras galaxias.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar