Supernovas de tipo Ia fruto de la fusión de dos enanas blancas

19 de marzo de 2010

Astrónomos han encontrado una prueba más de que una proporción significativa de las supernovas de tipo Ia son el resultado de dos enanas blancas que se fusionan, y cuya explosión genera una supernova ultra-luminosa.
La teoría estándar dice que las supernovas de tipo Ia son el resultado de una excesiva recolección de gas por parte de una enana blanca, robado de una compañera más masiva. Una vez que el gas acumulado en la superficie de la enana blanca supera el límite de Chandrasekhar,que equivale a 1,4 veces la masa solar, la fusión nuclear de la enana blanca se desestabiliza, por lo que la estrella explota. Como todas las enanas blancas deberían explotar precisamente cuando se alcanza este límite de 1,4 masas solares, se supone que todas deberían tener el mismo brillo, lo que las convierte en candidatas perfectas para medir distancias en el Universo.
En los últimos años, cuatro supernovas de tipo Ia - 2003fg SN, SN 2006gz, SN 2007if y SN 2009dc - han sido más brillante de lo que deberían haber sido. Estudios de SN 2007if revelan que lo que explotó tenía un peso total de alrededor de 2,1 masas solares, superando con creces el límite de Chandrasekhar . Esto se basa en la cantidad de níquel-56 que se detecta en los restos de la supernova (níquel-56 es el isótopo que la fuerza de la explosión genera a partir de la transformación del carbono y del oxígeno presente en la composición inicial de la enana blanca). También se detectó en este evento una dotación excepcional de carbono y oxígeno sin transformar y que rodeaba la zona de la explosión, que sólo contribuía a la mitad de una masa solar. La magnitud absoluta de SN 2007if  fue aproximadamente tres veces más luminosa que una típica supernova de tipo Ia.
Una tasa de rotación muy alta, en teoría, podría mantener una enana blanca que excede el límite de Chandrasekhar, tal vez hasta 2,4 masas solares, pero el autor principal del estudio, Richard Scalzo, de la Universidad de Yale, estudia la teoría de que estas supernovas son el producto de dos enanas blancas que se fusionan. Esto refuerza la hipótesis establecida el mes pasado que, a partir de observaciones de rayos X, las supernovas de tipo Ia son en su mayoría generadas por este tipo de fusiones.
Estos hallazgos recientes impulsan a buscar una firma que identifique sin dudas, cuándo una supernova de tipo Ia es producida por acreción de materia y cuándo es producida por la fusión de dos enanas blancas.
Scalzo proporciona otra prueba para afirmar que esta explosión se debió a la fusión de dos enanas blancas. Al aproximarse las dos enanas blancas, la más pequeña comenzó a ser despedazada por la de mayor tamaño, formando un disco de materia alrededor de la mayor. Es precisamente esta cáscara, la envoltura de carbono y oxígeno sin transformar que se ha detectado. Como su densidad es muy baja, no se acumula un presión lo suficientemente alta como para que se genere níquel-56.
Los astrónomos siguen investigando que tanto por cierto de las supernovas de tipo Ia son producidas por este fenómeno de fusión.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar