Planck detecta gigantes filamentos de polvo en nuestra galaxia

17 de marzo de 2010


Una nueva imagen del satélite Planck de la ESA ha captado gigantes filamentos de polvo que se extienden a través de nuestra galaxia. El análisis de estas estructuras podría ayudar a determinar las fuerzas que dan forma a nuestra galaxia y a la formación de estrellas.
Planck es una sonda diseñada para estudiar los grandes misterios cosmológicos. ¿Cómo se formó el Universo? ¿Cómo se formaron las galaxias? Esta nueva imagen puede darnos algunas respuestas. En ella se muestra la estructura filamentosa de polvo en la vecindad solar, a unos 500 años luz del Sol. Estos filamentos locales están conectados a la Vía Láctea, detalle que se muestra en la característica horizontal de color rosa en la parte inferior de la imagen que ilustra esta noticia. Esta emisión proviene de mucho más lejos, del disco de nuestra galaxia.
La imagen ha sido coloreada para distinguir las diferentes temperaturas del polvo. Los tonos rosados claros muestran el polvo que se encuentra a unas pocas decenas de grados sobre el cero absoluto, mientras que los colores más oscuros se encuentran en torno a -261ºC, sólo alrededor de 12 grados sobre el cero absoluto. Cuanto más cerca se encuentra el polvo del plano galáctico, más caliente está, mientras que cuanto más alejado está del plano galáctico, más frío se encuentra.
Aún no se entiende bien la forma de estas estructuras, dice Jan Tauber, científico del proyecto Planck. Las partes más densas son las llamadas nubes moleculares, mientras que las más difusas son conocidas como "Cirrus". Estas formaciones se componen tanto de polvo como de gas, pero el gas no aparece directamente en las imágenes.
Hay muchas fuerzas presentes en la galaxia que pueden ayudar a formar las nubes moleculares y los cirros en estos patrones filamentosos. Por ejemplo, conocemos la creación de patrones en espiral a gran escala de estrellas , polvo y gas. La radiación y los chorros de partículas procedentes de las estrellas empujan el polvo y gas que se encuentra en zonas cercanas, desempeñando además los campos magnéticos un papel importante en esta distribución. Pero no está claro el papel que desempeña cada una de estas fuerzas en esta estructura.
Los puntos brillantes de la imagen son zonas densas de formación estelar. Cuanto más densas, mejor protegen su interior de la radiación exterior, por ello se enfrían más rápido y aceleran el colapso gravitatorio.
En la siguiente imagen podemos ver las estructuras filamentosas en las escalas grandes y pequeñas en la Vía Láctea.


El telescopio Herschel de la ESA puede ser utilizado para estudiar estas regiones en detalle, pero localmente. Sólo Planck está dotado para analizarlas en todo el cielo. Pero estos dos telescopios trabajan conjuntamente. Herschel se encarga del estudio a pequeñas escalas, y Planck de analizar el Universo y sus grandes estructuras. Un enigma que deben responder estos dos equipos es por qué estas etructuras filamentosas se presentan a gran y pequeña escala.
Esta nueva imagen ha sido elaborada con datos obtenidos a alta frecuencia, captados por el Planck con su instrumento HFI, en longitudes de onda de 540 y 350 micrómetros, combinados con una fotografía tomada por el IRAS el 1983.
Los datos tomados por el HFI se registraron como parte de la primera encuesta de Planck de todo el cielo en longitudes de onda de microondas. Durante cada rotación, Planck cruza la Vía Láctea en dos ocasiones.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar