Pareja de enanas blancas binarias con velocidades asombrosas

12 de marzo de 2010

Utilizando el poder de resolución del telescopio de 10 metros Keck, en Hawai, astrónomos de la Universidad de Warwick y de la Universidad de Radboud, en los Países Bajos, han confirmado la existencia de un sistema doble de enanas blancas, que orbitan entre sí cada 5,4 minutos. Estas enanas blancas se encuentran tan cerca la una de la otra que están destinadas a fusionarse.
Este tipo de órbitas hace que las estrellas vayan acercándose con el tiempo, creando un movimiento en espiral entre los astros. Los astrónomos han contemplado un puente de gas que se extiende de una estrella a la otra. Estas transferencias de gas, que forman discos de acreción alrededor de las enanas blancas, son muy comunes cuando la estrella compañera de la enana blanca es de tipo solar o una gigante roja, pero entre dos enanas blancas, este fenómeno es muy inusual.
Los científicos ya han localizado una docena de sistemas de este tipo, en los que las enanas blancas, realizan un intercambio de masa en periodos que van desde 5,4 minutos hasta una hora.
El sistema de estrellas, conocido como HM Cancri, fue descubierto hace once años por el satélite Rosat, que detectó un pulso de rayos-X cada 5,4 minutos. Ahora sabemos que este pulso lo produce la acumulación de gases en una de las enanas blancas, y que la distancia entre ambas es de tan sólo 100.000 kilómetros. Para medir esta distancia, los astrónomos midieron la velocidad radial de bamboleo de HM Cancri, mediante la técnica del efecto Doppler, de una manera similar a como se descubren los exoplanetas.
Además de los asombrosos datos de la rápida velocidad de rotación y la proximidad de las dos enenas blancas, este descubrimiento tiene amplias implicaciones para las supernovas de tipo Ia, y  en la expansión del Universo.
En febrero, un par de astrónomos del Instituto Max Planck de Alemania anunciaron que habían utilizado el telescopio de rayos X Chandra para determinar que la mayoría de las supernovas de tipo Ia son causadas por la fusión de dos enanas blancas. Aunque las enanas blancas de HM Cancri no poseen suficiente masa entre ellas para explotar como una supernova, cuando se fusionen, el estudio de sus órbitas y su comportamiento ayudará a los astrónomos a entender mejor las fusiones de las enanas blancas. Debido a que las supernovas de tipo Ia son cruciales "candelas estándar" para medir distancias astronómicas, la comprensión de su comportamiento es importante para medir la expansión del Universo y la fuerza de la misteriosa energía oscura, que está causando que la expansión se acelere.
"Una razón para investigar las enanas blancas binarias es establecer si se pueden producir suficientes explosiones Tipo Ia través de esta vía", dice Steeghs. "Otras razones incluyen la espera de señales de ondas gravitacionales de la gran población de enanas blancas binarias que se espera que estén presentes en la Vía Láctea". Se estima que podría haber unos cientos de millones de sistemas dobles de enanas blancas sólo en la Vía Láctea. HM Cancri es el sistema binario más extremo de estrellas encontrado todavía, pero las probabilidades de encontrar más son altas.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar