El retorno de las manchas solares

31 de marzo de 2010

Tras una prolongada calma en la actividad solar, el Sol por fin está dando muestras de estar despertando de su letargo. Pero, ¿retornará la actividad solar a los niveles anteriores a la gran clama? Para tratar de responder a esta pregunta, el telescopio SOHO de la ESA, se encarga de observar y medir la actividad solar, proporcionando una información única sobre nuestra estrella.
A mediados de diciembre de 2009, los físicos solares pudieron analizar por primera vez en mucho tiempo un enorme grupo de manchas solares grandes sobre la superficie del Sol. Algunos de estos físicos se preguntaron si aparecería pronto otro grupo similar de manchas grandes, ya que el último mínimo solar fue más profundo y largo de lo esperado. Incluso los científicos más pesimistas ya empezaban a sospechar de un nuevo Mínimo de Maunder.
El Mínimo de Maunder ocurrió entre 1645 y 1715, cuando las manchas solares, las marcas visibles de la actividad solar, estuvieron ausentes de la superficie solar. Los dos últimos años han sido similares, presentando el Sol una supeficie impecable durante más del 70% del tiempo.
Los astrónomos están acostumbrados a ver la actividad solar a través de un ciclo que dura aproximadamente 11 años. Sin embargo, hasta diciembre del año pasado, el Sol parecía renuente a comenzar de nuevo. A mediados de enero, un grupo de manchas solares apareció y, más recientemente, varias grandes áreas activas han estado cruzando la cara del Sol. Sin embargo, es prematuro pensar que el Sol está listo para otro ciclo de la actividad energética.
La fuerza del próximo ciclo solar está determinada por la fuerza del magnetismo en los polos del Sol, y actualmente es muy débil. El campo polar proporciona las semillas magnéticas de las manchas solares del siguiente ciclo al ser ingeridas por el interior del Sol, de alguna manera rejuvenecido y luego regresando a la superficie para aparecer como manchas oscuras.
Así, aunque la actividad ha regresado a la superficie solar,parece ser que no va a ser tan intensa como la de los últimos ciclos. Los registros históricos muestran que en los últimos años, el ciclo solar ha sido inusualmente activo. Así, en lugar de una caída repentina de la actividad, esto es más como un retorno a la normalidad.
El SOHO y otras naves espaciales seguirán estudiando la actividad solar paratratar de descubrir el origen de estos ciclos.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar