Detectada actividad en las dunas marcianas

9 de marzo de 2010

Nuevos estudios sobre la dinámica de las dunas marcianas revelan la variabilidad de la superficie del planeta rojo. Se ha identificado un lugar donde las ondas se encuentran realizando una migración activa, y otra zona en la que este movimiento se ha detenido por un periodo de unos 100.000 años.
Los científicos llevan más de una década preguntándose sobre el movimiento de estas dunas. Lo que los estudios recientes parecen afirmar es que según dónde se mire, estas dunas se encontrarán en movimiento o no. Estos nuevos resultados han sido presentados en las conferencias de Ciencias Planetarias celebradas hace unos días en Houston.
Para realizar estos estudios, se han tomado imágenes con la cámara de alta resolución del Mars Reconnaissance Orbiter, la HIRISE, que permite examinar el terreno con una resolución de un metro. 

El autor principal del primer estudio presentado es Simone Silvestro, de la Escuela Internacional de Investigación de Ciencias Planetarias en Italia. Silvestro y su equipo investigaron la migración de las ondas y otras características en las dunas oscuras en la zona de Nili Patera del hemisferio norte de Marte. Compararon fotografías tomadas en diferente fechas de dunas con una longitud de cientos de metros, para apreciar bien sus características. Las crestas de las diferentes dunas se encontraban espaciadas unos pocos metros de distancia. En la siguiente imagen podéis apreciar dos de las fotografías comparadas.


Las comparaciones fotográficas revelaron los lugares donde las dunas habían emigrado alrededor de 2 metros ( el mayor movimiento medido hasta la fecha en Marte). Los investigadores también vieron cambios en la forma de las dunas, especialmente en los laterales del sotavento. Es decir, con estos resultados podemos afirmar que las dunas oscuras marcianas están muy activas hoy en día aún con las condiciones atmosféricas actuales del planeta rojo. A continuación tenéis otras dos fotografías de la región Nili Patera examinadas.



Otro informe sobre las dunas marcianas presentado en Houston pertenece a Matthew Golombek del JPL de la NASA. Comprobó el movimiento de las dunas en la zona del hemisferio sur, Meridiani Planum, donde el róver Opportunity ha estado trabajando desde 2004.
Tomaron los resultado aportados por este róver y por el HIRISE para estudiar un área de 23 kilómetros cuadrados, para examinar las dunas existentes en los bordes de los cráteres,  y así determinar si estas formaciones se encontraban ya sobre la superficie marciana antes de que se produjera el impacto que generó el cráter.
Golombek tiene una hipótesis de por qué las ondas en Meridiani son estáticas, a pesar de la existencia de viento en la zona.  Opportunity ha comprobado que las ondas largas de la región están cubiertas de piedras resistentes a la erosión denominadas "arándanos". Estas esférulas - en su mayoría de 1 a 3 milímetros de diámetro - pueden ser demasiado grandes para que el viento pueda moverlas. Es decir, los arándanos parece que se comportan como una capa de blindaje que protege a los granos de arena más pequeños que hay situados bajo ellos.


Examinando estos dos estudios, el investigador principal del HIRISE, Alfred McEwen, de la Universidad de Arizona, Tucson, dijo: "Cuanto más nos fijamos en Marte en el nivel de detalle que podemos ver ahora, más apreciamos cómo el planeta difiere mucho de un lugar a otro".

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar