Cúmulos globulares extranjeros en nuestra galaxia

1 de marzo de 2010



En la imagen tenemos una fotografía tomada por el telescopio espacial Hubble del cúmulo globular Messier 80, un objeto que se compone de cientos de miles de estrellas situado en la dirección de la constelación de Escorpio.
La Vía Láctea posee unos 160 cúmulos globulares de los que se sospecha que al menos una cuarta parte son “extranjeros”. Esta es al menos la hipótesis que afirma un equipo de científicos del Swinburne University of Technology, en Australia. Esta teoría firma que estos cúmulos nacieron en otras partes del Universo y que luego emigraron hacia la Vía Láctea. De hecho, este fenómeno no sólo ocurre con los cúmulos globulares, ya que muchas estrellas observadas dentro de nuestra propia galaxia, proceden de otras galaxias.
El origen foráneo de los cúmulos globulares ya era sospechado por los astrónomos, pero se carecía de medios técnicos para identificar cuáles no se habían formado junto a la Vía Láctea.
Ahora, utilizando el telescopio espacial Hubble, se ha compilado la mayor base de datos existentes de alta calidad para estudiar la edad y las propiedades químicas de cada uno de estos grupos.
Analizando esta base de datos se pudo determinar las formas dominantes de muchos cúmulos que dieron pistas fiables sobre su posible origen.
El trabajo de estos investigadores también sugiere que la Vía Láctea ha podido asimilar más galaxias enanas de lo que se creía hasta ahora. De hecho creen que  futuras observaciones podrían confirmar la presencia de seis galaxias enanas asimilándose a la nuestra, a diferencia de las dos aceptadas actualmente. Al contrario que las estrellas de las galaxias enanas, que se asimilan a las galaxias, los cúmulos globulares permanecen casi intactos sobreviviendo a este proceso de acreción.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar