Cassini y los anillos de Saturno

20 de marzo de 2010

Los anillos de Saturno pueden considerarse como una de las piedras preciosas de nuestro Sistema Solar. Pero también son unas estructuras que aún guardan muchos misterios y enigmas que los científicos tratan de descubrir, como son la naturaleza de las fuerzas dinámicas que generan su estructura. En la fotografía de la izquierda podemos ver a Saturno con una inusual geometría. El Sol se encuentra oculto tras el planeta.
La sonda Cassini lleva desde 2004 estudiando este sistema. Desde entonces son muchos los descubrimientos que le debemos sobre los anillos y su ambiente, así como de las lunas de Saturno y del campo magnético que las rodea.
Vistos desde la Tierra, los anillos de Saturno aparentan ser un halo plano, estable y prístino. Pero Cassini nos ha revelado que la realidad es bien distinta. Esta sonda ha conseguido obtener una imagen en 3D de los anillos descartando su planitud. La composición de esta estructura es también muy fluida y variable, por lo que también debemos olvidarnos de una composición uniforme y homogénea de los anillos.
Uno de los aspectos sobre los que la Cassini arrojó luz, fue sobre el color y la composición de los anillos. El 90% del material que compone los anillos es hielo de agua, lo que genera el color blanco que observamos.  En la siguiente fotografía podemos observar en color real a Saturno y sus anillos principales, mostrando los anillos B y C, y la sombra que los anillos generan en el ecuador del planeta. La imagen fue tomada cerca del equinocio.


Pero Cassini ve en los anillos zonas de color rojo por efecto de algún contaminante que desconocemos. Los científicos pensaron que este color se debía a que algún objeto helado del Sistema Solar exterior podría haber virado hacia Saturno, siendo destrozado por la gravedad de marea del planeta. Sin embargo, la firma de este color rojo no se ajusta a este modelo. Estas firmas rojizas son similares a las halladas en las lunas de Saturno pero más rojas aún. Las explicaciones que ofrecen los científicos para este fenómeno incluyen la presencia de óxido o de pequeñas moléculas orgánicas mezcladas con el hielo de agua.
Cassini también ha revelado que la estructura de los anillos sufre perturbaciones causadas por unos objetos desconocidos, la atracción de las lunas, y la propia dinámica interna del planeta. Estas perturbaciones son especialmente notables en el anillo F, en el que se han observado un sistema de líneas estrechas que se encuentran fuera de los anillos principales. La sonda observó cómo objetos de un kilómetro de tamaño rebotaban hacia atrás y hacia delante en el anillo F. Cassini en un principio sólo contempló uno de estos objetos, pero cuando volvió a observar la zona detectó una especie de "cola de cometa" que se desprendía del anillo. La nave siguió estudiando este fenómeno y detectó muchas más firmas de "colas de cometas" relizando un vertiginoso viaje de ida y vuelta a través del anillo F. Pero todavía se desconoce qué causa este fenómeno, y la naturaleza de los objetos que forman las colas de los cometas. En la imgen superior derecha, tenemos una fotografía de Saturno tomada por la Cassini desde lo alto del polo norte en 2007. El Sol ilumina la parte sur de los anillos, por lo que el anilloB aparece en sombra debido a su densidad.
Cassini también ha descubierto detalles de la interacción de los anillos con las lunas de Saturno, así como pequeñas agrupaciones dentro de los anillos que se producen debido a la gravedad del propio anillo.
Una mejor comprensión de los procesos que dan forma a los anillos planetarios pueden ayudar a los científicos comprender cómo se forman los planetas, ya que el sistema de anillos alrededor de Saturno ha resultado ser muy similar a los discos de gas y polvo que se forman alrededor de las estrellas y que dan lugar a los planetas. Por ejemplo, se creee que las lagunas existentes entre los anillos, y en las que se encuentran los satélites pastores, generan mecanismos similares a los que producen los gigantes de gas al limpiar la nebulosa planetaria.
Cassini también investigó la magnetosfera de Saturno, el escudo que se forma alrededor de los planetas cuando los vientos solares interactúan con el campo magnético del planeta.
Antes de la misión de Cassini, se pensaba que la magnetosfera de Saturno sería dominada por el nitrógeno que se desprendía de la luna Titán. Pero las observaciones de la nave espacial mostraron que es dominada por el agua, parte de la cual proviene de las plumas de vapor de agua que salen disparadas de los géiseres de la superficie de la luna Encelado. Según los datos calculados por la sonda, Encelado produce unos 100 kilogramos de vapor de agua por segundo.
Cassini también ha escuchado las tormentas eléctricas en Saturno, y tomó la primera película de sus auroras. Observó además una tormenta con forma inusual de hexágono (en la fotografía) que persisten en los polos del planeta, y que los científicos todavía no han sido capaces de explicar.
La sonda también ha encontrado un enorme anillo tan grande que mide unas 12,5 veces la distancia entre la Tierra y la Luna, y 6 veces más grueso.
La misión de Cassini se ha ampliado hasta el 2017. Esto hace posible ver el progreso de Saturno a través de otra estación, ya que su año equivale a 30 años terrestres. De esta forma observaremos los cambios que sufre el planeta, sus lunas y sus anillos en las diferentes estaciones.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar

1 comment

glamira methews dijo...

bonitas colecciones gracias por compartir y también tienen un vistazo a nuestras colecciones de anillos en Anillos de Compromiso

21 de septiembre de 2013, 14:26