Cassini publica nuevas imágenes de Encélado

1 de marzo de 2010

La misión Cassini hace unos días dio a conocer numerosas imágenes del cercano sobrevuelo sobre el satélite Encélado que se produjo el pasado 21 de noviembre. Las imágenes obtenidas se han estado tratando para obtener el número máximo de detalles de la superficie del satélite, añadiendo los datos aportado por el CIRS. El CIRS, es el Espectrómetro Compuesto de Infrarrojos, un instrumento capaz de analizar la parte más larga de la longitud de onda del espectro donde emiten térmicamente los satélites más fríos de Saturno.
Dada la potencia del CIRS, este instrumento no tiene ningún problema para captar las emisiones que se producen en Encélado en las denominadas "rayas de tigre".
En la siguiente imagen tenemos una de las fotografías más reproducidas de la misión Cassini. En ella se puede apreciar perfectamente la superficie de Encélado en la parte inferior y sus plumas eyectándose directamente hacia el cielo. Las plumas observadas proceden de las rayas de tigre denominadas, de izquierda a derecha, Alejandría, El Cairo, Bagdag y Damasco. Sólo una pequeña franja de Encélado está iluminada por el Sol, pero en la parte oscura pueden divisarse altas elevaciones cuya altura les ha permitido salir de las sombras nocturnas y recibir la luz solar.


En total, en esta imagen se han podido identificar más de 30 plumas, 20 de las cuales no habían sido identificadas anteriormente.
La Cassini sobrevoló a una distancia de 1.606 kilómetros la superficie austral de Encélado, aprovechando el tránsito para estudiar la garganta Bagdad con sus instrumentos ópticos. CIRS estuvo más de dos horas realizando una panorámica de la fisura (líneas de color magenta y azul). La cámara de ángulo estrecho también tomó imágenes cerca de su máxima aproximación (cuadrados verdes).


En esta imagen se puede ver el resultado de la combinaciín de cuatro fotografías tomadas por Cassini del cráter Bagdad, una de las cuatro principales "rayas de togre" que cruzan el polo sur de Encélado.

En la imagen se pueden apreciar las ramificaciones que se generan lejos de la grieta central. Esta fisura y sus bifurcaciones constituyen un sistema complejo cuasi-paralelo, de crestas redondeadas de aproximadamente un kilómetro de anchura y cientos de metros de altura.


En la siguente imagen podemos ver los datos del CIRS recreando un mapa de temperatura a lo largo del surco Bagdad. El instrumento térmico del CIRS tiene una resolución mucho más baja que la cámara, por lo que sus mediciones aparecen como grandes rectángulos de color encima de la foto más detallada.


Los colores más brillantes en el mapa no corresponden directamente a las temperaturas más altas, sino más bien a una combinación de altas temperaturas y grandes áreas de material de la superficie caliente.
Mientras que parece que el calor emana directamente de la raya de tigre de Bagdag, también se ha observado zonas de temperatura más elevada en las fracturas y ramificaciones más cercanas a Bagdag. Según los datos aportados por el infrarrojo, las temperaturas más altas a lo largo del surco Bagdad se limitan a una región de no más de unas decenas de metros de ancho.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar