Actualizaciones en el software del róver Opportunity

26 de marzo de 2010

El róver Opportunity se encuentra en su séptimo año de misión marciana y ha adquirido una nueva capacidad que lo dota de tomar sus propias decisiones sobre si hacer observaciones adicionales de las rocas con las que se topa en su camino.
El software que controla este programa ha sido instalado en el róver este invierno y pretende servir de base para la autonomía de los diferentes rovers que visiten Marte en un futuro.
Ahora, el equipo informático de Opportunity es capaz de examinar las imágenes que el róver toma con su cámara de gran angular y así reconocer las rocas que cumplan determinados criterios, como son la forma redondeada y el color claro. A continuación puede central su cámara panorámica de ángulo estrecho sobre el objetivo elegido y tomar varias imágenes con diferentes filtros de color.
El nuevo sistema se llama Incremento de la Autonomía de la Exploración y de la Recopilación de Ciencias, que responde a las siglas, AEGIS. Sin este sistema, las exploraciones de seguimiento dependerían de que primero se transmitiera un mensaje con las imágenes a la unidad terrestre para comprobar los diferentes objetivos de interés, y así hacer posible su examinación un día más tarde. Debido a las limitaciones de tiempo y volumen de datos, el equipo del róver puede optar con el nuevo software  a estudiar los blancos potenciales incluso antes de saber que estaban ahí, y de descartar, en un tiempo mucho más breve, los objetivos que no son de la máxima prioridad.
Las primeras imágenes tomadas por el vehículo seleccionadas por el nuevo software muestran una roca del tamaño de una pelota de fútbol con diferentes capas de textura. El origen de esta roca parece ser un impacto sobre la superficie marciana y procedería del subsuelo eyectado de Marte a causa de la explosión. Opportunity optó por esta roca entre las 50 que analizó ese día, ya que era la que más se asimilaba a los criterios de interés que se le han programado.
Los ingenieros del JPL llevan años desarrollando un sistema informático que permita la autonomía de los rovers para ganar eficacia en las misiones. Ahora parece que ya lo han conseguido con este avance. A esta actualización también se añaden otras como la elección de la ruta más segura alrededor de los obstáculos con los que se encuentra, y para calcular la distancia entre el brazo robótico y la superficie a examinar. Otro programa instalado fue el que dotaba al róver de la capacidad de seleccionar las fotografías meteorológicas que tomaba así como cuáles debía enviar a la Tierra. La carga de software más recientes avanza un paso más,  ya que ofrece la oportunidad de tomar decisiones propias sobre la adquisición de nuevas observaciones.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar