Encontradas estrellas tempranas en las galaxias enanas

19 de febrero de 2010


La galaxia enana Fornax es una de las vecinas de la Vía Láctea. Los modelos actuales sostienen que nuestra galaxia se formó a partir de la fusión de pequeñas galaxias en los primeros tiempos del Universo. Un equipo de astrónomos ha encontrado estrellas antiguas pertenecientes a las galaxias enanas originales y que pasaron a formar parte de la Vía Láctea cuando éstas se fusionaron con nuestra galaxia.
Estas estrellas viejas son fundamentales para conocer la composición del Universo primiegenio. Por ello, los astrofísicos llevaban mucho tiempo buscándolas. Ahora, gracias al telescopio VLT han consguido encontrarlas.
Else Starkenburg, autora principal de un artículo que informa de los nuevos hallazgos, comenta que gracias a un nuevo enfoque utilizado ha conseguido encontrar estas estrellas viejas escondidas entre todas las demás.
Se cree que estas estrellas primitivas se formaron poco después del Big Bang, hace 13,7 mil millones de años. Estas estrellas son muy pobres en metales y tienen menos de una milésima de la cantidad de elementos quimicos más pesados que tienen otras etrellas actuales como el Sol. Pertenecen a una de las primeras generaciones de estrellas del Universo cercano, por ello su existencia hoy en día es excepcional.
En la siguiente imagen podéis ver una fotografía de la galaxia enana del Escultor, una de las más cercanas a la Vía Láctea.

Los cosmólogos creen que las grandes galaxias como la Vía Láctea, se han formado a partir de la fusión de galaxias más pequeñas. Por ello se piensa que la población de estrellas pobres en metales existentes en nuestra galaxia porceden de los procesos de fusión ocurridos en el pasado.
Las abundancias de elementos se miden a partir de los espectros, que proporcionan las huellas químicas de las estrellas. El equipo utilizó el Very Large Telescope del ESO para medir los espectros de más de 2000 estrellas individuales gigantes en cuatro de nuestros vecinos galácticos, en las galaxias enanas de Fornax, Escultor, Sextante y Carina. Dado que las galaxias enanas se encuentran de media a unos 300.000 años luz de distancia - que es aproximadamente tres veces el tamaño de nuestra Vía Láctea - sólo los rasgos fuertes del espectro pueden ser medidos. El equipo encontró que ninguna de las estrellas analizadas se parecía a las estrellas viejas localizadas en nuestra galaxia. Analizando el método los científicos se dieron cuenta de que sólo sutiles diferencias permitían distinguir la huella química de una estrella rica en metales y de una estrella pobre en ellos. Por ello, este método de identificación no ha tenido éxito.
Entonces, los científicos encargados del proyecto utilizaron otro método que permite medir estas diferencias mucho más detalladamente, pero con el problema de que se requiere mucho tiempo para ello. Por eso, sólo han podido estudiar unas pocas estrellas. Aún así, han podido descubrir, que el espectro de alguno de los astros análizados es muy prístino en la presencia de metales. Extrapolando estos datos, los astrofísicos han llegado a la conclusión de que la mayoría de las estrellas viejas pobres en metales se encuentran fuera de la Vía Láctea. Los astros analizados tienen una cantidad relativa de metales de entre 1 / 3000 y 1 / 10 000 de lo observado en nuestro Sol.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar