Un fenómeno en los púlsares que se produce a velocidades superiores a la de la luz

7 de enero de 2010

Los datos de observación de nueve púlsares, incluido el púlsar del Cangrejo, sugieren que estas estrellas de neutrones, en rápida rotación, emiten el equivalente electromagnético de un estampido sónico. Un modelo creado para entender este fenómeno muestra que la fuente de las emisiones podrían viajar más rápido que la velocidad de la luz . Los investigadores dicen que las corrientes de polarización de estas emisiones utilizan mecanismos semejantes a los de un sincrotrón. Sin embargo, aunque la fuente de la radiación supere a la velocidad de la luz, la radiación emitida viajaría a la velocidad de la luz normal una vez que abandona la fuente. John Singleton, de Los Alamos National Laboratory, ha presentado esta conclusión en una conferencia de prensa en la reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Washington, DC.
Este modelo, denominado modelo superluminar de los púlsares, fue descrito por Singleton y su colega, Andrea Schmidt, como la solución de muchas cuestiones sin respuesta sobre los púlsares. "Podemos dar cuenta de un número de probabilidades con este modelo", dijo Singleton, "y hay una enorme cantidad de datos de observación disponibles, por lo que habrá muchas oportunidades para comprobarlo. "
Los púlsares emiten radiación de una forma sorprendentemente regular, mediante breves ráfagas de ondas de radio. Dentro de las emisiones de los pulsos, la polarización de las corrientes se mueven en una órbita circular, y su radiación emitida es análoga a la de las instalaciones de sincrotrón de electrones para producir la radiación desde el infrarrojo lejano hasta los rayos X, para experimentos de biología y otras asignaturas. En otras palabras, el púlsar es una fuente de radiación de banda ancha.
Sin embargo, Singleton, dijo, que el hecho de que la fuente se mueva más rápido que la velocidad de la luz resulta en un flujo que oscila en función de la frecuencia. "A pesar de la gran velocidad de la corriente de polarización en sí, los pequeños desplazamientos de las partículas cargadas que lo componen significa que sus velocidades son más lentas que la de la luz".
De vuelta a la década de 1980, el premio Nobel, Vitaly Ginzburg y sus colegas demostraron que las corrientes de polarización de la luz actúan como fuentes de radiación electromagnética. Desde entonces, la teoría ha sido desarrollada por Houshang Ardavan, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido.
Este modelo no ha llegado a convencer a todos los científicos presentes en el acto de la AAS.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar