Nuevas evidencias de lagos marcianos

6 de enero de 2010


Nuevas imágenes obtenidas por la Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) muestran nuevas evidencias de que en zonas ecuatoriales de Marte existen nuevas pruebas que sugieren que hace 3 millones de años era probable la existencia de lagos en la zona.
Los investigadores del Imperial College y del University College de Londres estudiaron las imágenes de la cámara CTX de la MRO. En la fotografías se puede apreciar la existencia de varias depresiones en la zona de Ares Vallis, cerca del ecuador marciano.
Anteriormente, se pensaba que estas depresiones se debían al colapso de la superficie del suelo cuando el hielo sublimaba en forma de gas. Pero las imágenes revelan pequeños canales que conectan las depresiones, lo que sugiere que el agua fluyó entre ellos. Características similares se pueden encontrar en paisajes de Alaska y en otros lugares, donde el hielo se está derritiendo con la consiguiente creación de lagos y arroyos.
Para determinar la edad de estas estructuras, los científicos están datando más de 35.000 cráteres en la zona. Suponiendo que la superficie actual está continuamente expuesta a los impactos, la densidad de los cráteres existentes apuntan a una edad aproximada de tres millones de años.
Anteriormente, se pensaba que Marte se secó hace entre 4 y 3,8 millones de años, pero si la edad de formación de cráteres de este estudio es correcta, estos nuevos resultados sugieren que al menos durante breves períodos en la historia marciana más recientes, algunos lagos pudieron existir.
El autor principal de la investigación, el Dr. Nicholas Warner, del Departamento de Ciencias de la Tierra e Ingeniería del Imperial College London, dijo que la mayoría de las investigaciones relativas a Marte se han centrado en sus primeros años y en el pasado reciente. Los científicos han pasado por alto en gran medida la época en que se pensaba que Marte era un páramo helado.
No está claro cuanto tiempo sobrevivieron los lagos, pero Warner y sus colegas sugieren que pueden haber servido como oasis para la vida en un mundo que de otra manera era inhóspito. También sugieren que estos lagos serían un sitio de aterrizaje interesantes para futuras misiones robóticas.
¿Cuál es el próximo paso? Los investigadores planean estudiar otras zonas ecuatoriales, incluyendo la boca de Ares Vallis y Chryse Planitia para ver cuanto se extendieron estos lagos por la superficie marciana.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar