Más datos sobre Corot-7b

16 de enero de 2010


Según un nuevo modelo, el exoplaneta Corot-7b, era antes un planeta gigante gaseoso con unas 100 veces la masa de la Tierra, es decir, con una masa similar a la que contiene ahora Saturno. Su masa actual es de unas 4,8 veces la de nuestro planeta.
Estas conclusiones fueron presentadas en la Sociedad Americana de Astronomía por el científico Brian Jackson, de la NASA. Desde que este exoplaneta fuera descubierto en febrero de 2009 por la sonda de la ESA, COROT (de ahí su nombre), ha sido objeto de numerosas investigaciones.
Corot-7b posee un diámetro 1,7 veces más grande que el de la Tierra y es unas 5 veces más masivo. Se encuentra muy cerca de su estrella, a una distancia equivalente a un tercio de la distancia Tierra-Sol. Esta pequeña separación hace que complete una órbita en tan sólo 20,4 horas. Corot-7b se encuentra en la constelción de Monoceros a unos 480 años luz de la Tierra.
Esta pequeña órbita hace que el planeta sea extremadamente caliente, sufriendo en su superficie temperaturas de 1.982 grados Celsius. Este calor es lo suficientemente intenso como para que la corteza del planeta frente a la estrella degenere en un manto de lava. Ya que Corot-7b rota sincrónicamente con su estrella, la superficie que muestra a ésta es siempre la misma, es decir, sólo una parte del planeta se enfrenta a la estrella en todo momento, del mismo modo que nosotros sólo vemos un lado de la Luna. En la superficie de Corot-7b opuesta a la estrella, se han calculado temperaturas de -210ºC, lo que hace que éste sea un mundo realmente inhóspito.
Además, sobre Corot-7b llueve, pero no agua como en nuestro planeta, sino piedras, procedentes de la roca volatilizada por el calor del planeta. Incluso se sabe que su atmósfera es muy delgada y que está compuesta precisamente de vapor de roca.
Con todos estos datos, está claro que la finalidad de estudiar este exoplaneta no es la de encontrar signos de vida, sino la de comprender mejor cómo se forman y evolucionan los planetas. Aunque algunos no pierden la oportunidad de simular una futura misión al planeta, como es el caso del autor que dibujó esta lámina humorística.


Brian Jackson estudió la evolución de este planeta creando una simulación que retrocedía en su evolución en el tiempo, y encontró que su estrella le arrancó gran parte del material que componía Corot-7b en su anterior vida de gigante gaseoso. Este cientificó calculó que la órbita del exoplaneta estaba anteriormente alrededor del 50% más alejada de su estrella de lo que actualmente está. En ese estadio, el viento estelar interactuó con la atmósfera gaseosa de Corot-7b expulsándola al espacio exterior. Entonces se comenzó a producir una interacción compleja entre el planeta y la estrella debido a la pérdida de masa y sus consecuencias gravitacionales.
A medida que Corot-7b perdía masa, se produjo el proceso de migración, acercándose el exoplaneta hacia su estrella, debido a las fuerzas de marea. En este proceso, el gas se evaporaba cada vez más rápido cuanto más se aproximaba, ya que se calentaba más. Entonces, a causa de este proceso de calentamiento y evaporación, Corot-7b perdió casi toda su masa, quedando sólo el núcleo rocoso del planeta.
Corot-7b puede ser el primero de una nueva clase de planetas rocosos, constituidos por los remanentes de los gigantes gaseosos, es decir, por los núcleos de los planetas tipo Júpiter. Por ello, desentrañar el origen de la pérdida de masa y las migraciones sufridas por estos objetos, puede darnos información sobre la evolución de los planetas similares a la Tierra.
Muchos de los planetas extrasolares descubiertos son gigantes de gas que orbitan cerca de sus estrellas, los llamados "Júpiter calientes". Es posible que muchos de ellos experimenten el mismo destino que Corot 7-b.
Se estima que Corot 7-b probablemente perderá más masa debido a la proximidad de su estrella, aunque no a la tasa observada anteriormente.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar