Las diferencias entre Ganímedes y Calisto pueden explicarse a partir del Gran Bombardeo

27 de enero de 2010

Los astrónomos planetarios han reflexionado durante mucho tiempo las razones por las que las superficies de Ganímedes y Calisto son muy diferentes. Pero ahora, nuevos datos aportados por la sonda Galileo, muestran también que el interior de estas dos lunas son muy distintos.
A primera vista, las dos lunas gigantes de Júpiter parecen muy similares. Ambas poseen tamaños equivalentes: Ganímedes tiene 5.260 kilómetros de diámetro y Calisto, 4.820 kilómetros de diámetro. Ambas están constituidas a partir de rocas y hielo y poseen numerosos cráteres en sus superficies, especialmente Calisto. Además, Ganímedes muestra signos de actividad tectónica y es la única luna del Sistema Solar que posee un campo magnético propio, generado por un núcleo rico en hierro responsable de la conducción de su campo magnético. También se especula que esta luna pueda poseer un océano de agua salada a 200 kilómetros de su superficie.
Calisto también puede albergar un océano delgado, pero su interior es mucho menos diferenciado, es decir, no se perciben tan claramente las capas de diferente composición.
En la siguiente imagen se pueden ver las densidades de las estructuras de Ganímedes y Calisto durante el Gran Bombardeo. Los colores muestran la densidad, el negro representa la roca pura, el azul representa el hielo mezclado con la roca, y el blanco muestra el hielo puro.


En un artículo publicado en la edición del 24 de enero de Nature Geoscience, Amy Barr y Robin Canup,del Southwest Planetary Science, tratan de ofrecer un nuevo modelo que de una solución al por qué dos lunas que nacieron en la misma zona han evolucionado de manera tan diferente. Su modelo examina que los caminos evolutivos de las lunas se ven influenciados por los impactos de los cometas en los primeros instantes de su historia. Entonces, estos científicos encontraron que las diferencias entre estos dos satélites se acentuaron hace alrededor de 3,8 millones de años, es decir, coincide con el periodo del Gran Bombardeo,cuando grandes cuencas de impacto se formaron en nuestra propia Luna.
"Los impactos durante este período derritieron Ganímedes tan profundamente que el calor no pudo ser eliminado rápidamente. Todas las rocas de Ganímedes se hundieron hacia su centro de la misma manera que todos los chips de chocolate se hunden hasta el fondo de una caja de cartón de helado derretido", dijo Barr. "Calisto recibió menos impactos a baja velocidad y evitó así la fusión completa".
En la variación en el número y en la energía de los impactos de las dos lunas se puede culpar a Júpiter,que debido a su fuerte influencia gravitatoria atrae a los cometas a velocidades más altas hacia Ganímedes que hacia Calisto.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar