El origen del lazo encontrado por IBEX

18 de enero de 2010

Los científicos encontraron hace unos meses, un misterioso lazo en el borde del Sistema Solar. Ahora creen haber encontrado su origen en el reflejo de las partículas que fluyen desde el Sol.
Esta cinta espacial constituida por una larga banda de emisiones de partículas de alta energía se observó por primera vez el año pasado gracias a la sonda IBEX (Interstellar Boundary Explorer) de la NASA. Esta nave espacial es la encargada de estudiar la frontera entre nuestro Sistema Solar y el resto de la galaxia. Los científicos estaban tan desconcertados por ella, que llamaron al descubrimiento un "resultado escandaloso".
Pero ahora los investigadores creen que han descubierto el origen de la estructura.
"Creemos que la cinta es una reflexión", dijo Jacob Heerikhuisen, investigador de la Universidad de Alabama en Huntsville. "Es el lugar donde las partículas del viento solar que parten hacia el espacio interestelar se reflejan en el Sistema Solar por un campo magnético galáctico".
El Sol emite una corriente de partículas cargadas llamadas viento solar. Estas partículas, al parecer, viajan hasta el borde del Sistema Solar, donde se encuentran con un fuerte campo magnético procedente del resto de la galaxia, que refleja de nuevo estas partículas en la dirección de procedencia.
"Este es un hallazgo importante", señaló Arik Posner, científico del programa IBEX. "El espacio interestelar más allá del borde del Sistema Solar es un territorio inexplorado. Ahora sabemos que podría haber un fuerte campo magnético".


IBEX es una nave espacial en órbita terrestre, que fue lanzada en octubre de 2008 para supervisar los átomos neutros que se originan a miles de millones de kilómetros en la frontera entre el Sistema Solar y la fría extensión del espacio exterior.
La cinta encontrada por IBEX es amplia y se extiende por casi todo el cielo, lo que sugiere que el campo magnético tras ella debe de ser igualmente grande. La estructura no emite luz, sino que envía estas partículas energéticas neutrales que IBEX captura.
"Si este mecanismo es correcto - y no todos están de acuerdo - entonces la forma de la cinta nos dice mucho acerca de la orientación del campo magnético en nuestro rincón de la galaxia, la Vía Láctea", dijo Heerikhuisen.
El Sistema Solar está atravesando una región de la Vía Láctea llena de rayos cósmicos y de nubes interestelares. El campo magnético de nuestro propio Sol, inflado por el viento solar en una burbuja llamada heliosfera, nos protege de estos fenómenos. Sin embargo, la burbuja en sí es vulnerable a los campos externos. Un fuerte campo magnético en las afueras del Sistema Solar podría presionar contra la heliosfera e interactuar con ella de una manera desconocida.
"IBEX vigilará de cerca la cinta en los meses y años venideros", dijo Posner. "Podríamos ver cambiar la forma de la cinta, lo que nos mostraría cómo estamos interactuando con la galaxia".
Los investigadores informaron de sus hallazgos en la edición del 10 de enero de la revista Astrophysical Journal Letters.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar