Detectado exoplaneta con atmósfera

17 de diciembre de 2009

Se ha detectado en torno a una estrella enana roja un planeta con una gruesa atmósfera compuesta posiblemente por vapor de agua. Este exoplaneta, situado a 42 años luz de distancia de la Tierra, es el primer planeta extrasolar que se encuentra con atmósfera y el segundo en el que se ha podido determinar con exactitud su masa y su radio. El planeta, conocido como GJ 1214b, fue descubierto transitando su estrella utilizando los telescopios del Ritchey-Chrétien, en la cima del Monte Hopkins en Arizona.
Las super-Tierras son planetas telúricos, con una masa situada entre la de nuestro propio planeta y la de los gigantes como Urano. Observando su tránsito, los astrónomos dedujeron que GJ 1214b mide 34.441,7 kilómetros de diámetro, es decir, 2,7 veces el diámetro de la Tierra, y orbita a su estrella cada 38 horas a una distancia de sólo dos millones de kilómetros (la Tierra está aproximadamente a 149,6 millones de kilómetros del Sol). A pesar de que su estrella es una enana roja con una temperatura de tan sólo 2.700 grados Celsius,la proximidad de GJ 1214b hace que su temperatura superficial de 200 grados centígrados.
Para obtener la masa del planeta, los astrónomos utilizan el espectrógrafo HARPS del telescopio de 3,6 metros del Observatorio Europeo Austral para medir la atracción gravitatoria del planeta sobre la estrella. Encontraron que este planeta era seis veces más masivo que la Tierra, y por lo tanto la gravedad de este mundo serían ocho veces la del nuestro. Sobre la base de su masa y el radio, los astrónomos calculan que se compone principalmente a partir de agua y hielo, con algo de material rocoso, como silicatos y hierro . Sin embargo, este no es un mundo oceánico templado. El calor vaporizaría cualquier agua superficial, dando lugar a la creación de una atmósfera densa. De hecho, la medida observada del radio del planeta está en contradicción con lo que predicen los modelos teóricos . Durante los tránsitos del planeta se midió 400 kilómetros más de lo que debería. La única explicación es una atmósfera de 200 kilómetros de espesor que cubre el planeta. Por debajo de las nubes de vapor de agua, la poderosa gravedad aplastaría el agua en el interior del planeta en una forma extraña conocida como "hielo siete", que es cristalina en naturaleza y puede existir a presiones mayores de 20.000 veces la presión de la superficie terrestre.
En los próximos años, la nave espacial Kepler de la NASA va a observar los tránsitos de miles de planetas, incluyendo un centenar de pequeños planetas.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar