Cometas en el cinturón de asteorides

2 de diciembre de 2009


Los asteroides son cuerpos rocosos situados entre Marte y Júpiter. En cambio, los cometas son cuerpos de hielo cuyas órbitas se encuentran normalmente más lejos que Plutón. Entonces ¿Cómo podemos clasificar a los cometas que se encuentran en el cinturón de asteroides?
En la noche del 7 de agosto de 1996, los astrónomos Eric Elst y Guido Pizarro estaban observando lo que creían que era un asteroide ordinario. Para su sorpresa, el objeto reveló una cola débil similar a la de un cometa. Inicialmente, se trataba de pérdidas y ganancias de material como si un impacto menor hubiera levantando una nube de desechos, pero cuando la cola regresó en 2002, momento en el que el supuesto asteroide volvió otra vez a su perihelio (el punto más cercano al Sol), una vez más se comprobó que aparecía una cola tenue. Al "asteroide" se le dio la designación de 133P/Elst-Pizarro. En 2005, dos nuevos asteroides fueron descubiertos con colas : P/2005 U1 y 118401. Y en 2008, se localizó otro de estos objetos extraños (P/2008 R1). Esta nueva clase de objetos ha sido llamada "Cinturón Principal de Cometas (MBCS)".

Pero, ¿de dónde proceden estos objetos?
Se contempló la posibilidad de que estos objetos se hubieran formado en el cinturón de asteroides. Después de todo, cada uno de los objetos tiene una órbita consistente con otros asteroides aparentemente normales. Tienen una distancia parecida al Sol, así como similares excentricidades e inclinaciones de sus órbitas. Con estos datos, la teoría de que estos objetos surgieron fuera del Sistema Solar pierde peso.
Además, un estudio de 2008 realizado por Schörghofer, en la Universidad de Hawai, predice que, en el caso de que un cuerpo helado se formase en esta zona, sería capaz de evitar la sublimación de varios millones de años, si sólo estubiese cubierto con unos metros de polvo y suciedad, lo que minimizaría los problemas de estos objetos a sufrir una muerte prematura por la sublimación del hielo. No obstante, si verdaderamente están cubierto por una capa de polvo sobre el hielo, en una colisión se podría eliminar esta capa protectora de polvo, lo que provocaría que el hielo del interior comenzara a sublimarse y así provocar la aparición de una cola parecida a la de los cometas.
En un trabajo reciente, Nader Haghighipour, también de la Universidad de Hawai, explora la viabilidad de las colisiones como mecanismo para iniciar esta activación, así como la estabilidad de las órbitas de estos objetos para evaluar si se formaron al mismo tiempo, como otros asteroides en el cinturón principal. Se calculó para cada uno de los tres MCBS´s , por promedio ,se produce un impacto cada 40.000 años.
Explorando la estabilidad orbital de estos objetos, se ha descubierto que por lo menos dos de ellos fueron dinámicamente inestable y pudieron eventualmente ser expulsados de sus órbitas en un plazo de 20 millones de años. Luego, una formación in-situ de estos objetos ha sido descartada. Sin embargo, una similitud en las características orbitales con una familia de asteroides conocidos como la familia Themis, sugiere que pueden haber sido el resultado de la misma desintegración del cuerpo más grande que creó este grupo. Esto plantea la pregunta de si existen o no más de estos asteroides ocultando reservas de hielo de agua y si están a la espera de un impacto para exponerlos.
En el caso de P/2008R1, se está determinado cuál fue su ubicación original porque actualmente se encuentra en una órbita inestable cerca de una de las resonancias del planeta Júpiter, a la que llegó posiblemente tras desviarse de su órbita fruto de un impacto.

En resumen, el Cinturón Principal cometas parece que no se ha formado en su órbita actual, pero lo más probable es que se encuentren estos objetos en órbitas no muy alejada de su formación original. Además, este trabajo apoya la idea de que los impactos menores podían exponer el hielo que permite la formación de la cola de un cometa. Sea como sea, este descubrimiento habre muchas puertas a las investigaciones futuras sobre el conturón de asteroides.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar