Un globo de helio explora el Sol

12 de noviembre de 2009

El telescopio SUNRISE, a bordo de un globo de helio, ha obtenido magníficas imágenes de la actividad de la superficie solar, mostrando un continuo burbujeo y su granulada superficie debida a la elevación y posterior hundimiento de las burbujas de gas. También se pueden percibir manchas oscuras que aparecen y desaparecen así como nubes de materia que se levantan. El motor de todo este proceso tiene su origen en los campos magnéticos. Una de las áreas a investigar por la SUNRISE es la conexión entre las fuerzas de los campos magnéticos y el brillo de las estructuras magnéticas. Sabemos que el campo magnético varía en un ciclo de 11 años, lo que produce un aumento del magnetismo que conlleva un aumento de brillo, recibiendo nuestro planeta como consecuencia, mayor cantidad de calor.
Durante su vuelo en la extratosfera, SUNRISE, realizó el primer estudio hasta la fecha de las estructuras magnéticas brillantes de la superficie solar. Estas observaciones son imposibles de realizar desde la Tierra, porque aunque las variaciones en la radiación solar son pronunciadas en la luz ultravioleta, ésta es absorvida por nuestra atmósfera, impidiendo que lleguen a la superficie de nuestro planeta. Por ello, en la extratosfera, las condiciones de observación solar, son similares a las del espacio, ya que las imágenes no son afectadas por las turbulencias del aire y son posibles las instantáneas en luz ultravioleta.
SUNRISE es el mayor telescopio espacial en abandonar la Tierra. Fue lanzado desde el Centro Espacial ESRANGE, en Kiruna, el pasado 8 de junio. Después de realizar sus observaciones fue separado del globo y descendió a la Tierra en paracaídas el 14 de junio con 1,8 terabytes de información conseguida sobre nuestro Sol, información que aún está siendo analizada.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar