¿Nos protege realmente Júpiter de los impactos?

26 de noviembre de 2009


Sin ánimo de asustar a los lectores, se podría decir que vivimos en una galería de tiro cósmica: ondas de choque destructivas, tsunamis, oscurecimiento de la atmósfera, asteroides,....Pero afortunadamente contamos con un protector y fiel guardián que nos protege de estos acontecimientos: Júpiter.
Pero ahora, un nuevo estudio ha puesto en tela de juicio esta barrera protectora para verificar su eficacia. Esta investigación llevada a cabo por J. Horner y BW Jones, explora los efectos de la atracción gravitatoria de Júpiter sobre tres tipos diferentes de objetos:
-Asteroides que pertenecen al cinturón principal que orbitan entre Marte y Júpiter.
-Cometas de periodo corto.
-Cometas de periodo largo procedentes de la nube de Oort que poseen órbitas muy excéntricas por lo que pasan la mayor parte del tiempo alejados del Sol.

En cada uno de los casos se simularon Sistemas Solares primitivos constituidos por un planeta como la Tierra y un planeta gaseoso gigante para determinar el efecto que tiene sobre este tipo de objetos. En el caso de los asteroides, los astrónomos se sorprendieron al descubrir que la presencia de un planeta como Júpiter no minimiza el riesgo de impacto entre estos cuerpos y la Tierra. A pesar de que Júpiter pastorea algunos asteroides, este planeta produce la principal fuerza gravitatoria que perturba sus órbitas, lo que provoca que se desvíen de sus órbitas y penetren en el Sistema Solar interior donde pueden chocar contra la Tierra. Al variar la masa de Júpiter, se comprobó que cuanto menor fuera, menos asteroides eran empujados a nuestras vecindades. Sin embargo, cuando Júpiter era dotado con una masa un 20% superior, su fuerza gravitatoria era capaz de empujar estos objetos hacia órbitas que cruzaban la terrestre, siendo éste el escenario de mayor peligro reproducido en las simulaciones. De todas formas, estos resultados también dependen del modelo elegido para el cinturón de asteroides.
En el caso de la simulación con cometas de corto período, en unas ocasiones, Júpiter actuaba como una barrera eficaz, en cambio, en otros casos, desvió las trayectorias de los cometas enviándolos hacia nuestras órbitas. Es decir, de nuevo Júpiter no sólo no nos protege, sino que aumenta el peligro de colisión.
Y finalmente, para el caso de cometas pertenecientes a la nube de Oort, los investigadores determinaron que cuanto más masivo es el planeta gigante, más protegidos estamos.La razón de ésto es que los cometas de largo período están inicialmente tan lejos del Sol que apenas están vinculados con el Sistema Solar. Incluso con algo más de momento extra ganado, si pasan cerca de Júpiter, probablemente su gravedad será la suficiente para que sean eyectados del Sistema Solar, evitando que se sitúen en una órbita cercana que pudiera amenazar la Tierra cada vez que pasasen cerca.
Así que podemos concluir que Júpiter no actúa como un protector universal ya que sólo nos defiende de algunos objetos, mientras que para otros aumenta el peligro de impacto.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar