Nacimiento de una estrella masiva

18 de noviembre de 2009

Dos años de observaciones realizadas a discos protoplanetarios situados en la constelación de Orión ha proporcionado a los astrónomos un video de alta resolución que muestra, en intervalos de tiempo, el proceso de formación de una estrella masiva.
Las estrellas masivas son escasas y tienden a pasar su juventud envueltas por polvo y gas que las oculta de nuestra vista, por lo que siempre han sido un misterio. Los astrónomos pueden explicar cómo mueren estas estrellas pero no cómo nacen. Lincoln Greenhill es el líder de un equipo de científicos que ha realizado este trabajo utilizando el Very Long Baseline Array (VLBA) para estudiar una protoestrella joven masiva llamada Fuente I de Orión, invisible en el espectro visible por las nubes de polvo que rodean este tipo de jóvenes estrellas.El equipo observó Fuente I, en intervalos mensuales durante dos años y luego montaron las imágenes individuales en una película.
El VLBA detectó miles de nubes de gas de monóxido de silicio llamadas máseres, láseres naturales que actúan como faros asociándose a menudo con la formación de estrellas y que permiten rastrear los movimientos de gas cercanos a una estrella masiva. Algunos máseres estaban tan cerca de la protoestrella como Júpiter lo está de nuestro Sol. Muchos de los máseres han durado el tiempo suficiente para ser rastreados a través del cielo y a lo largo de nuestra línea de visión, obteniendo en conjunto, sus movimientos en 3-D a través del espacio.
Fuente I es la fuente más rica de máseres de la que se tiene constancia en nuestra galaxia.
La película resultante muestra signos de un disco de acreción en rotación, donde el gas está girando. También se muestra el material que fluye hacia el exterior perpendicular al disco .
Los campos magnéticos se supone que son débiles y poco importante para el proceso de nacimiento de estrellas masivas, pero los máseres viajan cuando se manifiessta una fuerza magnética. Lo que los datos no indican es si el campo magnético se crea en la estrella o en el disco de acreción, enigma que se espera resolver gracias a las futuras observaciones del Very Large Array Ampliado (E-VLA) y el Atacama Large Millimeter Array (ALMA) .

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar