El E-ELT, futura ventana a los exoplanetas

25 de noviembre de 2009


El Observatorio Austral (ESO) está planeando la construcción de un nuevo "gran" telescopio para la próxima década. El Extremely Large Telescope (E-ELT) tendría en su fase final un diámetro de 42 metros y estaría compuesto de 984 espejos individuales, siendo su peso de 5.000 toneladas. El telescopio sería capaz de obtener la imagen de los discos de los exoplanetas así como de resolver individualmente estrellas en otras galaxias más allá del Grupo Local. Se espera que para el 2.018 este proyecto esté terminado.
A pesar de ser un observatorio terrestre, el E-ELT obtendrá imágenes ópticas con una resolución 100 veces más potente que las conseguidas por el Hubble.
Con avanzados sistemas de óptica adaptativa, el E-ELT usará hasta 6 estrellas de guía láser para analizar en un abrir y cerrar de ojos las turbulencias causadas por el movimiento de la atmósfera. Los sistemas informáticos moverán los 984 paneles de los espejos individuales hasta mil veces por segundo para anular este efecto de desenfoque en tiempo real. El resultado es una imagen casi tan nítida como si el telescopio estuviera en el espacio.
Esta combinación de poder tecnológico increíble y tamaño gigantesco significa que el E-ELT será capaz no sólo detectar la presencia de planetas alrededor de otras estrellas, sino también comenzar a tomar imágenes de ellos. Se podría tomar una imagen directa de una super-Tierra (un planeta rocoso sólo unas pocas veces mayores que la Tierra). Y podría observar los planetas alrededor de estrellas dentro de 15-30 años luz de la Tierra ( hay casi 400 estrellas dentro de esa distancia).
El E-ELT será capaz de resolver estrellas en galaxias lejanas y, como tal, comenzar a entender la historia de las galaxias. Este método de utilizar la composición química, edad y masa de las estrellas para descubrir la historia de la galaxia se llama a veces arqueología galáctica y los instrumentos como el E-ELT podrían liderar el camino en este tipo de investigación.
Además, midiendo el desplazamiento al rojo de galaxias distantes durante muchos años con un telescopio tan sensible como el E-ELT, debería ser posible detectar el cambio gradual en su desplazamiento Doppler.
ESO ya ha gastado millones de dólares en el desarrollo del concepto del E-ELT. Si se completa como está previsto, entonces eventualmente le costará cerca de 1 mil millones de €. La tecnología necesaria para que el E-ELT sea una realidad se está desarrollando ahora mismo en todo el mundo. Pero, ¿cómo construir algo del tamaño de estadios modernos de deportes en las alturas y sin ningún tipo de carreteras ya existentes? Este nuevo reto está abriendo nuevas posibilidades tecnológicas.
El E-ELT tiene la capacidad de transformar nuestro punto de vista no sólo del Universo, sino de los telescopios y la tecnología para construirlos. Será un gran paso adelante en la ingeniería para el conocimiento del Universo.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar