Canivalismo en Centaurus A

22 de noviembre de 2009

A una distancia de 11 millones de años luz, Centaurus A es una galaxia elíptica conocida por albergar un agujero negro supermasivo en su centro que cuenta con una masa 50 veces mayor que la que está encerrada en el corazón de la Vía Láctea. Sin embargo, el agujero negro de Centaurus A se alimenta continuamente de material que cae sobre él, convirtiendo a la galaxia en una de las fuentes más brillantes de radio conocidas en el cielo.
Se cree que las bandas oscuras que posee Centaurus A proceden de los restos de una antigua fusión cósmica entre una galaxia elíptica muy gigante y una galaxia espiral más pequeña llena de polvo. Utilizando la banda del infrarrojo, el telescopio del ESO, han podido atravesar las franjas de polvo oscuro de la galaxia revelando la última galaxia que ha sido "engullida" por Centaurus A. Esta fusión puede desencadenar la formación de nuevas estrellas junto a los miles de cúmulos de estrellas residentes en la propia galaxia.
Los primeros atisbos de la comida de Centaurus A fueron vistos por los infrarrojos del Observatorio Espacial de la ESA, revelando una estructura de 16.500 años luz que se asemeja a una galaxia pequeña. Posteriores observaciones del Spitzer de la NASA han conseguido resolver la estructura en un paralelogramo, forma que puede adoptar el remanente de una galaxia espiral rica en gas al caer en una galaxia elíptica.



Las nuevas imágenes de SOFI, obtenidas con el NTT del ESO en el Observatorio de la Silla, han proporcionado una visión aún más aguda de la Ley de la asimilación de galaxias. Las imágenes fueron obtenidas mediante la observación de longitudes de onda cercanas al infrarrojo a través de tres filtros diferentes, que se combinaron con una nueva técnica para eliminar el efecto de la detección del polvo. El resultado es una visión nítida del núcleo de la galaxia.Hay un claro anillo de estrellas y grupos detrás de las franjas de polvo, y las imágenes muestran una visión detallada sin precedentes.
Un análisis más detallado proporcionará importantes pistas sobre cómo se produjo el proceso de fusión y cuál ha sido el papel de la formación de nuevas estrellas durante el mismo.Estos son los primeros pasos en el desarrollo de una nueva técnica que tiene el potencial para rastrear nubes gigantes de gas en otras galaxias en alta resolución. Saber cómo se forman estas nubes gigantes y cómo evolucionan es comprender cómo se forman las estrellas en las galaxias. Esta técnica se complementará con las aportaciones de los futuros telescopios ALMA, E-ELT y JWST.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar