Agujeros negros primigenios

25 de noviembre de 2009

Una nueva investigación revela que los primeros agujeros negros gigantes surgidos en el Universo probablemente se formaron y crecieronen el interior de estrellas gigantestas, estrellas que se vieron "asfisiadas" debido a los potentes rayos X que emanaban del agujero. Hasta ahora, solamente se pensaba que el origen de estos agujero negros supergigantes procedía de la fusión de nunerosos agujeros más pequeños. Pero el nuevo modelo elaborado por Mitchell Begelman, de la Universidad de Colorado- Boulder, indica que esta forma de creación es posible.
Un agujero negro ordinario surge a partir de una estrella más grande que nuestro Sol tras utilizar todo su combustible. Pero las primeras estrellas que poblaron el Universo temprano eran muy masivas. Además estas estrellas supergigantes parece que formaron una especie de capullo de gas protector alrededor del agujero negro. Este mecanismo también incita a creer que la formación del agujero negro era relativamente rápida, ya que al ser las estrellas tan masivas, agotarían rápidamente su combustible, contrayendo su núcleo en sólo unos pocos millones de años.
El requisito principal para la formación de estrellas supermasivas es la acumulación de materia a una velocidad cercana de una masa solar por año, dijo Begelman. Debido a la enorme cantidad de materia consumida por las estrellas supermasivas, los agujeros negros a los que dieron cobijo probablemente tendrían ya en sus primeros momentos un tamaño superior a los agujeros negros ordinarios que hoy observamos.
Begelman dijo que la combustión del hidrógeno en estrellas supermasivas tuvo que haber sido estabilizado por su propia rotación o de alguna otra forma a través de los campos magnéticos o las turbulencia, a fin de facilitar el crecimiento rápido de un agujero negro en sus centros.
Una vez formada la semilla del agujero negro, el proceso entró en su segunda etapa, la que Begelman ha denominado la "quasistar etapa". En esta fase, los agujeros negros crecieron rápidamente por la ingestión de la materia procedente del "capullo" de gas que los rodeaba, lo que finalmente los llevó a tener a un tamaño tan grande como el Sistema Solar.
Una vez enfriado el quasistars , la radiación comenzó a escapar a un ritmo muy alto.El gran agujero negro formado a partir de una estrellas supermasiva podría haber tenido un impacto enorme en la evolución del Universo, incluyendo la formación de galaxias, y cuásares.
El artículo de Begelman será publicado en el Monthly Notices of Royal Astronomical Society.

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar