Un planeta en el que llueven piedras

4 de octubre de 2009

El mes pasado, astrónomos catalanes daban a conocer el descubrimiento del planeta gemelo a la Tierra, Corot-7b, que dista de nuestro mundo a unos 400 años luz. Entonces ya se comentó que sería imposible la vida en su superficie porque al estar tan cerca de su estrella soportaba temperaturas que podrían alcanzar los 2300 grados centígrados. A esa distancia tan corta, las rocas se vaporizan, y por ello, se están formando nubes de rocas en el aire, lo que provoca que "lluevan piedras".

Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar