Las condiciones ambientales y el tamaño de las estrellas

12 de octubre de 2009

Desde los años 50, los astrofísicos pensaban que en una familia de estrellas recién nacidas, la proporción entre estrellas de gran masa y livianas era prácticamente la misma. Se estipulaba que por cada estrella de unas 20 masas solares, se formaban otras 500 estrellas de masa solar o menor.Pero un equipo internacional de investigadores, estudiando diferentes galaxias con el Radiotelescopio de Parkes, en Australia, ha determinado que esta proporción no se puede generalizar. Gerhardt Meurer, jefe del equipo de investigación explica que la mayor parte de la luz que vemos de las galaxias procede de las estrellas más masivas, mientras que su masa se debe en gran medida a las más livianas, ya que son mucho más numerosas. Por ello, atendiendo a la proporción empleada hasta ahora se podían hacer cálculos para estipular la masa total de la población de estrellas. Pero, evidentemente, estos resultados sólo pueden ser válidos si la proporción de una estrella masiva por 500 similares al Sol es válida en todos los casos. El equipo de Meurer ha demostrado que esta proporción difiere según las condiciones ambientales en las que se estén formando las estrellas, por lo que los resultados hasta ahora obtenidos sobre la masa no serían validos.
Según estas investigaciones, las estrellas más masivas son más propensas a formarse en entornos de alta presión,como los cúmulos de estrellas fuertemente ligados por la gravedad. Mientras que en las galaxias enanas se forman muchas más estrellas livianas de lo que hasta ahora se pensaba. Otra conclusión a la que ha llegado el equipo es que el nacimiento de las estrellas también se ve influido por la química de la nube interestelar, ya que todas las galaxias ricas en hidrógeno neutro parecen formar estrellas.


Más información en el enlace.

Comparte esta entrada

votar